Excursión a Zugarramurdi

· 4 Comentarios

Hoy, 4 de diciembre, soplo 26 velas. Para celebrar que soy un año más sabia -y para remediar que soy un poco menos joven-, hemos furgoneteado hasta las cuevas de Zugarramurdi, para cocinar allí el hechizo de la eterna juventud. Nos hemos perdido persiguiendo caballos azules. EN SERIO. Y la benemérita me ha felicitado. ¿Qué más se puede pedir? Fi-fi-fi-fieeezzzzta.