Mi derecho a estar hundida

· Deja un comentario

No me preguntes por qué. Tampoco cuándo. Si quieres, léeme, y ya está. Sin preguntas.