La banca ética como alternativa

· Deja un comentario

A menudo necesitamos culpar a los demás de los problemas propios para apaciguar nuestra conciencia. Da igual que en muchas ocasiones seamos los únicos responsables, casi siempre creemos, o queremos creer, que es una causa ajena la que los motiva.