El truco siempre está en sufrir y gozar

· 6 Comentarios

Ayer me salté mi sesión de running de los domingos. No tengo excusa, simplemente lo hice. Preferí ir a cenar a un bar con tapas a un euro después de una jornada laboral mortífera, en lugar de liberar endorfinas y sudor a raudales. Aunque, bien visto, quizá tuvo la culpa la resaca deportiva del jueves.

Por las mañanas corro como los cangrejos

· 10 Comentarios

¿Qué os parece si hoy sustituís los aplausos que reclamé el jueves por abucheos ensordecedores? Con lo contenta que estaba yo y vienen las pájaras mañaneras a joder la marrana.

Aplausos para mí, por favor

· 8 Comentarios

Me he superado. En el último post vaticiné que “la próxima, más y mejor” y lo he cumplido, oigan. Casi 8 kilómetros y uno de ellos cuesta arriba, ¡ojo! Estoy taaaaan contenta que hasta se me olvida que mañana es posible que me cueste coordinar las dos piernas y tenga el lastimoso aspecto de una marioneta rota.

Rodillas de palo

· 6 Comentarios

Tras un pequeño parón gripal, mi reto sigue en marcha. La Vuelta del Castillo fue el escenario sobre el que mis rodillas intentaron amargarme el entrenamiento, pero el regreso a mis orígenes atléticos amortiguó el dolor.

Correr, mejor sin móvil ni fútbol

· 2 Comentarios

Ayer salí a correr con el móvil en la mano. Necesitaba tenerlo accesible para sacar una foto a un rincón del Paseo del Arga que me tiene enamorada: el Molino de la Magdalena o Molino de Ciganda. Terminé ‘robándole’ la imagen a un fotógrafo de la Valdorba porque la mía fue un pequeño bodrio.

Huelga de besugo, cardo y turrones

· Deja un comentario

He pasado las Navidades con la obsesión constante de que en cualquier momento, mientras caminaba, me iba a poner a rodar como una pelota. No me gusta la sensación de ser un pelicano humano y llevar todo el santo día el buche lleno, así que ayer me puse manos a la obra y salí a correr.