DIY: árbol de Navidad con piñas

Quien me conoce sabe que no soy muy navideña. O al menos no lo era. No sé si el amor me ha trastocado demasiado los esquemas o qué pero este año me ha dado por decorar la casa y “plantar” un árbol en el salón. Por supuesto, y como siempre, a mi manera. Nada de cursiladas ni ñoñerías.

La historia es que estaba haciendo mi ronda habitual de Youtubers cuando me topé con un vídeo de Steffido -canal que te recomiendo si te gustan las -. “Uy, qué árbol más yo”, pensé. Y, nada, me lié a crear mi pequeña obra de arte navideña y, de paso, enredé también a mi compañero de hogar -dulce hogar-.

Me quedó cuqui, ¿eh? -olé por mi modestia-. No, en serio, creo que es un muy apañado, en el que no hay que invertir demasiado tiempo ni dinero y que queda bonito de adorno en cualquier época del año.

Sólo necesitas un montón de piñas de diferentes tamaños -te das un paseo por el monte y en un pispás tienes una bolsa llena-, silicona o pegamento, bolitas del color que te guste, una esponja y pintura del color que te apetezca.

Primero debes lavar las piñas y hornearlas a 200º durante 30 minutos. Esto sirve para quitar los bichitos y evitar una plaga en la casa. Vigila el horno para que no ardan -yo ya te lo he avisado-. Después, ya puedes empezar a pegar tus piñas formando una corona. Yo utilicé las ocho más grandes para la base. Cuando ya la tienes, empiezas a subir pisos, tratando de pegar un poco más hacia adentro cada nivel y utilizando las más pequeñas arriba del árbol. Lo siguiente es pintar para darle un toque más navideño. Yo elegí un spray color plata que rocié sobre una esponja para aplicar la pintura a toquecitos. Cuando se seque, puedes empezar a pegar bolitas en el árbol. Las mías son plateadas, a juego con la pintura. Y, para terminar, puedes ponerle luces. ¡Tachán! Ya lo tienes. Si yo lo hice, te aseguro que tú también puedes.

Te dejo un vídeo del paso a paso por si verlo te sirve de ayuda 😉

 

Deja un comentario