Diario de una runner: ¿Pero cómo vas a correr así?

Esperaba un puñetazo. Estaba preparada para evitar el golpe con una ‘armadura’ construida de paciencia durante 9 meses. Pero el amargo “no puedes volver a correr” que vaticinaba sonó a un dulce y sorprendente “yo probaría a correr”.

Aunque yo escuché lo que quería oír y mi mundo se llenó de colores, la cosa no es tan bonita, claro. La realidad es que tengo que vivir con el ligamento lateral externo del tobillo roto y que tengo un edema en el hueso -el equivalente a un moratón en la piel- que desaparece en torno a los dos años y que es lo que realmente me molesta al hacer ejercicio.

“¿Pero cómo vas a correr así?”, me pregunta la gente preocupada. Bueno, el traumatólogo fue claro: “El ligamento ya no se va a unir, pero no es grave y no veo que requiera operación”. De modo que lo lógico es que mi pie izquierdo sea más inestable y propenso a las ahora. No obstante, me comentó que, fortaleciendo el resto del tobillo y sin forzar, debería poder hacer una vida normal y no tener problemas. De hecho, le convenció mucho mi manera de hacerlo hasta ahora: yoga, yoga y yoga, porque desde que lo introduje en mi rutina he mejorado mucho la movilidad y el equilibrio.

#QUECORRALACIERVA

Fui obediente -muahahaha- y esa misma tarde fui a correr un kilómetro por la hierba. Por fin transformé el #yocorroporlacierva, con el que muchísima gente bonita me ha dedicado sus zancadas durante estos meses -¡¡MIL GRACIAS!!-, en #quecorralacierva que inventó tras conocer mi noticia el gran @alexcorrerias.

Y lo hice teniendo la sensación de que pesaba toneladas, torpe, lenta, pero sin dolor y feliz por ser yo la que dedica kilómetros a quienes más lo necesitan, en este caso con la camiseta morada de Reto Dravet para enviar toda la buena energía de mi primer kilómetro a los niños que sufren el Síndrome de Dravet, una enfermedad rara relacionada con la epilepsia.

¡Queda inaugurado mi nuevo calendario runner!: sin prisa, sin metas y por los que no pueden. ¡Ya estoy aquí!

3 Comentarios

  1. Saioa!!!!

    Como dirían los señores mayores de mi pueblo “Bien, coño, bien”. Ya sabes que eres mi ejemplo de gestión de una lesión desde la paciencia y el trabajo; y esta historia no puede terminar de otra manera que contigo corriendo de nuevo.

    Bienvenida otra vez al running, espero que pronto compartamos unos kilometros juntos (o unos metros, da igual)

    Besos!

    • ¡Ese galo!

      No sé si soy un buen ejemplo para nada, pero muchísimas gracias 🙂

      Eso, a ver cuándo compartimos kilómetros. Si subes por aquí, dime, por favor.

      Un abrazo 😀

  2. Pingback: Adiós al año del ciervo | Charcodelocos

Deja un comentario