Nos hemos hecho youtubers

Mi amiga Alba tiene una ilusión: ser youtuber. Y yo, que para algunas cosas tengo bastante poca vergüenza, me apunto a hacer su sueño realidad -oh, qué bonito-.

Juntas hemos creado el Sandía y Ciervo‘. Creo que ya expliqué nuestra historia, pero para los despistados o los recién llegados, allá va: Alba y yo somos compañeras de trabajo. Allí, en la redacción, nos hicimos AMIGAS. Obviamente no trabajamos solas, sino que tenemos la suerte de hacerlo codo con codo con gente que mola. Con ellos tenemos un grupo de Whastapp en el que Alba respondía a todo con una SANDÍA como punto final -ahora ya no lo hace tanto, pero se le ha quedado el mote-. Daba igual lo que pusiese, la sandía siempre cerraba la frase. En ese grupo somos muy de cenas. Y de que acaben en “drama” -entiéndase drama como desfase total-. Parte de la culpa la tengo yo, que siempre incito al personal a tomar chupitos de Jägermeister, un licor de hierbas que lleva un CIERVO en la etiqueta. Ahora lo entendéis todo.

Nuestro primer vídeo es este:

Si os ha gustado, no olvidéis suscribiros al canal y darle a ‘me gusta’. Todo sea por hacer feliz a Alba. Muahahahaha.

3 Comentarios

  1. La bruja

    ¡Vaya pareja de piradas, jajaja! A mi me gustaría que os maquillaseis de espalda a la cámara, sin espejo. Y luego daros la vuelta, a ver quien es más mañosa???

  2. ¡Compro ese taaaag, jajajaja!

Deja un comentario