Historia de una lesión en bucle

Un disco rayado. La pescadilla que se muerde la cola. Una espiral. Un bucle. El ruidito molesto de una radio encendida que no pilla las emisoras o una tele sin señal. Un moscardón merodeando el oído. La sirena de un coche que nadie apaga. Los tropecientos capítulos de ‘Cuéntame’. Un mes con la regla. El taladro del vecino a la hora de la siesta. Un jodido grano en el culo. Todo eso es mi . Si vas a decirme que soy una exagerada, vete, no me sirves. Si vas a ejercer de kleenex, quédate, necesito canalizar mi frustración. Las cosas claras y el chocolate espeso, oiga. Vamos a llevarnos bien.

Mi tobillo izquierdo hizo ‘crash’ el 31 de diciembre, yendo a la San Silvestre. El diagnóstico, un esguince de grado dos. Mínimo tres semanas de reposo total. El tratamiento, vendaje, pierna en alto y mucho hielo. Bajón. En el plazo estimado conseguí ir apoyando el pie, pero sin cargar mucho peso. Subidón. Después me quité una muleta. Subidón. El médico de cabecera me hizo un vendaje funcional que me permitió pisar mejor. Subidón. Cuando me lo quité, flipé de dolor. Bajón. Decidí ir a la fisio para acelerar la recuperación y, entonces, el bucle se puso en marcha. Al esguince había que sumarle el desplazamiento de la tibia y el astrágalo (un huesito del pie) y rotura de fibras en el gemelo. Bajón. La fisio consiguió encajarme los dos huesos. Subidón. Y me recomendó estiramientos, bici y baños de contrastes. Pedalear me da la vida, porque ya no estoy tirada todo el día y siento que avanzo. Subidón. Pero no consigo doblar el tobillo del todo para caminar con normalidad. Bajón. Ayer volví a la fisio y hasta ella se frustró. El súper vendaje con esparadrapo de mi médico me fastidió el tibial anterior. Bajón. Bajón. Bajón.

Y aquí estoy, reprimiendo las ganas de colocarle al buen hombre que me atiende en el centro de salud el invento que él me puso, pero en sus partes bajas. Porque sí, porque yo también caigo, me enfurruño, pataleo, casi muerdo, pierdo la paciencia y, de golpe, vuelvo a subir. A lo loco. Pues bien, en uno de esos instantes positivos de mi tripolaridad, cogí y aposté dos cenas con mis padres a que sí llego a la meta de la Media Maratón de Madrid. Ellos, por supuesto, consideran que estoy como una cabra, pero es que yo necesito creer en mí, si no ¿quién lo va a hacer? Recordar que tengo un reto y dos apuestas me da fuerzas para continuar. Eso sí, ya adelanto que no seré una kamikaze y si me encuentro mal no iré. Paso de ser coja por los siglos de los siglos y tener que recurrir a la solución de mamá Charco:

De momento, pedaleo media hora al día para evitarlo y el tobillo está cada vez más fuerte. Espero que el bucle pare y yo me baje. No obstante, el parte de lesión nº 3.545.678, la semana que viene. Cuando haces ‘pop’, no hay stop, hay ceda el paso. Así que volveré. Que sí, que ¡#soyguerrera! Auuuuuuu. ¡Gracias por leerme, kleenex de mi corazón! Subidón.

Imagen de portada | Runners.es

18 Comentarios

  1. serralvix

    Consejos vendo que para mi no tengo. Dale duro a esos ejercicios. Que la bici pague toda tu mala leche.

    • No me gusta nada la bici, pero vaya si canaliza… Jajajaja. Aquí sigo pedaleando.

      ¿Qué tal tú?

      Un abrazo.

  2. Podría ser un falso y darte 20.000 consejos que ni yo mismo pondría en práctica, así que mejor me los callaré. Sólo decirte que entiendo tu frustración y mandarte muchos ánimos y desearte suerte!!

    • ¡Muchísimas gracias! 🙂 🙂 🙂

  3. La encurtida de al lado (y taxista del sábado)

    Pitxurritxiiiiiiiii mucho animo!!!!!!!!!!! Cuando salgas de esta no te para ni…. (en todos los sentidos). Muaaaaaaaaaaa

    • ¡Gracias vinagrillos de mi corazón!

      Jo, esto me está condicionando mucho el resto de mis cosas, pero bueno… volveré con fuerza para hacer frente a todo.

  4. Ramón Montes

    Mi caso igual puede servir para animar. Yo era maratoniano, literalmente el siglo pasado. Me “retiré” de las carreras unos años aunque seguía corriendo. Cuando me entraron otra vez ganas de competición me encontré con unos problemas de sobrecarga en gemelos y sóleos que me han hecho peregrinar por diferentes médicos y fisios durante, otra vez literalmente, unos diez años (uy que este mensaje era para animar, bueno, espera, ahora verás). Al fin logré dar con un binomio fisio-podóloga excelente, y a base de perseverancia en seguir sus indicaciones, te diré que en el otoño de 2013 hice dos carreras 10 k, dos medias y un maratón, y en la primavera de 2014 una 10 k, una media y un maratón. Eso cuando poco tiempo atrás tenía que parar cada dos meses, en cuanto incrementaba un poco la intensidad. Lo animante para ti es que si una situación como ésta, bastante desesperante, salió adelante, la tuya con mucho más motivo. El año que viene por estas fechas te reirás de esto, ya verás. Ánimo pueeeeesss.

    • ¡Ramón!
      Mil gracias por animarme con tu experiencia. La verdad es que podría estar peor, pero es inevitable quejarme cuando estoy tan frustrada. Sé que saldré de esta y al poco tiempo ya se me habrá olvidado. Espero que ya me quede poco, si no… bu 🙁 🙁

      Lo dicho, ¡gracias!

      Abrazo.

  5. Te espero en la salida para acompañarte hasta la meta. No me dejes tirado. Tienes un reto, dos apuestas y un compromiso… conmigo. 😉

    • Ya sabes que no me rendiré. Van a tener que atarme si quieren que no corra. Allí nos vemos, compañero 😉

  6. Tú llegas a la Media y a la Luna si hace falta. Este parón va a ser como un trampolín para coger más impulso, ya verás.

    • Ay, ojalá tengas razón, Ana.

      Mil gracias por los ánimos.

      Disfruta mucho de Barcelona 😉

  7. Novatillo Total

    Lo primero de todo… un piropo. Merecido. Qué bien escrito está. Me encanta.

    Y te psicoanalizas muy bien. Subidas y bajadas contínuas. Has tenido mala suerte, no fue un simple esguince. Desplazamiento oseo y luego lesión en los tibiales. Te lo digo sinceramente, no te obsesiones con Madrid, si no llegas, no llegas. Pagas las dos cenas (que es lo fácil) te envainas el orgullo (que es más difícil) y miras hacia San Fermín Marathon, que ahí sí que estarás fuerte.

    Y nosotros estaremos por aquí cerca para verlo.

    • ¡Que me pongo roja! Gracias por el piropo literario 😉

      Mi único consuelo ahora mismo es que, si tengo que reconocer que no llego a Madrid, por lo menos debutaré en casa. Y, oiga, tampoco está mal.

      Gracias por los consejos alternativos jiji.

      Un abrazo mister fosfy.

  8. Ramón Montes

    Nunca dejaré de admirar la concisión de Novatillo, que para transmitirte un mensaje parecido al mío ha necesitado unas veinte líneas menos que yo, y además te ha proporcionado soluciones alternativas. Cómo aprendo con la prosa de vosotros dos. Ah y ánimo eh, que es de lo que se trata. Te comunico que
    -yoúltimamenteheempezadoahacerelcaracolenlavueltaporlacierva-

    • JAJAJAJAJAJA pues mira que suele expandirse en, como tú dices, su prosa.

      #cuántomealegrodetucaracolismo

  9. Pingback: ¿Pero cómo vas a correr así? | Charcodelocos

  10. Pingback: Adiós al año del ciervo | Charcodelocos

Deja un comentario