Estoy enamorada de ocho hombres (y subiendo)

Que sí, como lo lees. Una vez ya me casé con diez, aunque fuesen kilómetros, y ahora estoy enamorada de ocho hombres, aunque sean invisibles. Que me va a mí la poligamia, oiga, aunque sea sólo en la imaginación. Aunque, aunque, aunque. Siempre con matices, para que nadie se escandalice.

Así, de memoria, te diré que son David, Hugo, Nico, Gale, Víctor, Gabriel, Max y Gary. Pero no descarto que sean más. Desde luego lo terminarán siendo. Porque yo soy así, una enamorada de las personalidades, sobre todo de las fuertes, especiales o extravagantes. A lo loco, sin tener ni pajotera idea de qué carita tiene el chambergo en cuestión. No es fundamental. Así que en los encuentro a mis amantes ideales. En mi cabeza son todos morenos, aunque los escritores los describan rubios. Me da igual.

Lo empecé a detectar con David Gurney, el detective retirado que protagoniza las novelas de John Verdon -‘Sé lo que estás pensando’, ‘No abras los ojos’, ‘Deja en paz al diablo’ y ‘No confíes en Peter Pan’-. El madurito de la lista. Taciturno, arriesgado, inteligente, carismático, observador y con una mente lógica. Físicamente, como Gerard Butler, digo yo, no sé. Tiene su puntillo.

Después llegó un adolescente un tanto asalvajado, Gale Hawthorne, el mejor amigo de Katniss Everdeen en ‘Los Juegos del Hambre’, de Suzanne Collins. Tiene 17 años cuando comienza la trilogía -maldita asalta cunas estoy hecha-. Mide 1,80, tiene el pelo negro y los ojos claros. Ejerce de padre para sus hermanos desde que perdió al suyo en un accidente minero. Fuerte, siempre alerta, rebelde, guerrero en la vida, retaído en un principio, pero decidido y pasional. En la versión cinematográfica eligieron a Liam Hemsworth para interpretarlo. Que no, que no, que no. No tiene nada que ver con quien protagoniza mi casting: Dean Geyer.

Y otro jovencito que me hizo pronunciar un “uy, este chico apunta maneras” fue Gary, en la Trilogía Animal de Katherine Pancol. También empieza siendo un criajo que no me llamaba nada la atención y terminó siendo un proyecto de hombre simpático y desenfadado, que resta importancia a las tonterías con las que nos volvemos bipolares las mujeres -en mi caso tri- de manera natural. Ama a su madre y la música por encima de todas las cosas. Toca el piano -eso me la trae un poco al pairo-, pero es aquí donde muestra la parte que más me gusta de él: es ambicioso en su carrera musical, pero sin ser un trepa y, además, aunque tiene relación con la corona británica, no se limita al típico enchufazo. Un currela, vamos. En mi cabeza es como Josh Hartnett despeinado y con 20 años.

Cuando leí el primer libro de Beta Coqueta -mi morboescritora preferida-, creí que se había metido en mi cabeza para crear al puñetero hombre perfecto. Ahora, siete libros después, estoy convencida de que, mediante alguna clase de artimaña mental, se sumerge en mis sueños más oscuros para definir a sus personajes. No es normal que me vuelvan loquita cuatro protagonistas de sus novelas. Pero muy loca, eh, tanto que les echo de menos como si hubiese tenido una relación real con ellos y al terminar el libro me hubiesen dejado, en serio. Muy fuerte.

Primero fue el todopoderoso Víctor, un hombre intenso, de los que te tienen en vilo y te hacen sufrir y suspirar, el típico que va de durito, que no nos conviene y al que crees que puedes ablandar, un pica flor guapo hasta morir. Entre las ‘coquetas’ -fans de la diosa Beta-, eligieron a Andrés Velencoso como el Víctor de carne y hueso. Y me sirve, aunque no siempre ni del todo. Me decanto más por Rubén Cortada o una mezcla de estos dos y José Ron.

Andrés Velencoso, José Ron y Rubén Cortada

Tras Valeria llegó Silvia y con ella Gabriel, una estrella del pop-rock, que tiene problemas con las drogas. El chico malo. Llenito de tatuajes, con un déficit de cariño claro y cierta tendencia a que una mujer le sostenga para que no caiga al vacío. Un corderito vestido de lobo al que hay que achuchar mucho. Me recuerda a alguien que conozco muy bien, pero que mantendré en el anonimato. Para que te hagas una idea, algo así:

Hugo y Nico van en pack. Amigos y compañeros de piso. Uno descarado, cocinillas, muy suyo y divertido. El otro, misterioso y con un toque antisocial, se mantiene tras una coraza en la que esconde una sonrisa de las que te dejan K.O y mucha ternura, reservadas para quien sepa tocarle el alma. Yo me quedo con el último, Nico, que además en mi imaginación es EL HOMBRE: Álex González. Hugo sería, por ejemplo, Rodrigo Guirao, pero con el pelo oscuro.

Hugo y Nico

Recientemente, también he caído rendida con Max Costa, el bailarín mundano de Reverte en ‘El Tango de la Guardia Vieja’. Un canalla en toda regla, pero que, cuando una mujer de armas tomar le hace cosquillas en el corazón, se enamora hasta las trancas y a su manera. Es humilde, vividor y espabilado. Me lo imagino del rollito de Johnny Depp en esta imagen:

Y ya paro. Enamorarse de personajes literarios es un poco de tarada. Pero yo estoy taradísima. Venga, confiesa, hombre o mujer, tú también lo estás, a ti también te ha pasado alguna vez. No me creo que sea la única que se cayó de la cuna cuando era un bebé y todavía arrastra las consecuencias.

10 Comentarios

  1. Alber Dlc

    Literarios no, pero de película o tv yo también he estado enamorado de varias jaja (dependiendo de épocas de madurez) Ha habido un poco de todo, pero desde Demi Moore, Jennifer López, Sharon Stone (No por la película que estás pensando….), Sandra Bullock, Jennifer Love Hewitt, Evangelina Lilly, Alyssa Milano…..hasta Aitana Sanchez Gijon (fué mi preferida mucho tiempo jaja), Blanca Suarez, Paula Echevarria (estas ya de mas mayorcito claro) y he de decir que no se qué que qué se yo, pero Michelle Rodriguez tiene algo que me pierde. Y eso que le gustan las chicas pero uffff jajaj. Reconozco que me van morenas más, sí.
    Me he reído un rato leyendo tus amores y recordando los míos (de la ficción, claro jaja)

    • Blanca Suárez me gusta hasta a mí. JAJAJA.

  2. Yo también me enamoro constantemente. Y me encanta.
    Saludos

    • Qué guay es enamorarse, aunque sea con la imaginación 😉

  3. Alber Dlc

    Jajaja pues si, Blanca Suárez está a otro nivel

  4. Anónimo

    Alguien sabe el nombre del chico con tatuajes… quisiera saberlo…

  5. Pingback: Los 7 amores de mi vida

  6. Pingback: prueba - Los 7 amores de mi vida

  7. Pingback: Los 7 amores de mi vida – Dejarlo todo e Irse

  8. Pingback: Doctor, soy una morbolectora | Charcodelocos

Deja un comentario