Diario de una runner: 10k Pamplona o cómo correr una carrera al revés

Si has llegado hasta aquí porque quieres correr tu primer 10k, deja de leer, se te van a quitar las ganas. Si estás leyendo esto porque me has visto lloriquear en Twitter, quédate, necesito desahogarme. A ver, soy una exagerada, tampoco fue tan mal, o sí, o no. Yo que sé, estoy muy cabreada. Venga, va, ya que insistes, te lo cuento. Como todo se desarrolló al revés, voy a empezar por el final, el tuit que escribí nada más terminar:

Y ahora rebobino y me explico ordenadamente, como suelo hacerlo cuando no estoy enfadada, cuando no repito los mismos fallos, cuando tengo dos dedos de frente.

Desayuné unas tortitas de avena y canela con un vaso de leche de arroz, me puse la camiseta de #soyguerrera, una zapatilla, otra… ZzzzZZZzz, ronquidos de aburrimiento… No, en serio, vamos al lío:

Llegué a la salida de la 10k Pamplona asustada. Sólo veía Velociraptors por todas partes, corredores pros que conocía de mi época de atleta. ¿Y los runners, los tractores, los populares? ¿Pero yo qué pinto aquí? Mierda, me tenía que haber apuntado a la de ayer, la de Atarrabia Contra el Hambre, era mucho más de mi rollo. Eh, Saioa, no seas cobarde. Tienes claro a qué vienes: bajar de 56 y disfrutar. Pues ya está. A por ello, tú a lo tuyo. Tras una charla interna conmigo misma, conseguí templar los nervios y concentrarme. El plan estaba claro: controlar al principio, ritmo constante y apretar al final. Hice justo lo contrario: correr por encima de mis posibilidades los cuatro primeros kilómetros, recular, petar en el ocho y arrastrarme hasta el diez. El resultado: 57’26’’. Mejor que en la San Fermín Marathon, pero lejos de mi mejor marca y de mi objetivo.

A pesar de que sentía que en vez de correr caminaba, llegué a la meta dignamente y, además, el GPS me mostró minutos después que había corrido a un ritmo más alto del que estoy acostumbrada durante todos los kilómetros menos uno. Lo malo es que lo hice a lo loco, como una montaña rusa, y eso no mola porque no disfruté y el regustillo final es amargo.

Javier Iborra | Diariodenavarra.es

Además de mi estupidez monumental, fue una carrera rara. Participó la mitad de gente que el año pasado -de unos 1.200 en 2013, a cerca de 600 este año-, demasiados profesionales y pocos populares, entre los tractores del final había muchos huecos y corrí muy sola, la gente de Pamplona tiene que aprender a animar: “Van en el kilómetro tres y ya están cansados. Pues anda que no les queda nada” -Señoooooora, no me fastidie, mejor que se limite a aplaudir-, llanita pero con muchos giros.

He decidido que me voy a quedar con las cosas buenas: volví a superarme, crucé la meta, recibí un saquito de ki, choqué manitas, saludé a mis animadores en las gradas, desvirtualicé a ‘Las mujeres que corren en Pamplona’, conocí a runners que molan y salí en el periódico. Para qué quieres más. Yo a la próxima me apunto, para desquitarme el enfado que me pillé.

Foto con las 'Mujeres que corren en Pamplona'

Foto de portada | Jesús Garzaron – Diario de Navarra

11 Comentarios

  1. Los 10K son difíciles de correr, es una distancia en la que tienes que ir casi a tope para que te salga un buen tiempo pero al mismo tiempo, si te pasas sólo un poco en ese “casi a tope”, puedes pagarlo al final y acabar con las sensaciones que acabaste tú.

    En mi opinión creo que te agobiaste por otros motivos ya antes de empezar y esas cosas influyen mucho en una carrera de este tipo.

    Creo que es para estar contenta con el tiempo que has hecho y aunque espero que la próxima te salga mejor, no te agobies y disfruta porque (aunque suene a topicazo) lo importante es la valentía a la hora de hacer cosas así.

    Un saludo desde Valencia.

    • ¡Hola Javieret!

      Ahora que releo… soy MUY exagerada. En verdad no me fue tan mal, simplemente no disfruté y, como tú dices, me agobié antes de empezar. Así que mi cabeza flaqueó un poco durante la carrera y arrastró a las piernas. En fin… Una enseñanza más para una runner primeriza 😛

      Me alegra volver a leerte por aquí 😉

      Un abrazo.

  2. novatillo total

    Está bien equivocarse. Está muy bien.

    A ver si me explico. Si te sale la carrera de tus sueños mola, pero no se aprende nada. En esta te has dado una bofetada, pequeña pero bofetada, y a cambio has sacado un carro de enseñanzas. Sé que es una faena, pero el “pruebayerror” funciona así.

    Ya sabes en qué te has equivocado. Te dejaste llevar por el ritmo del galguerío local y petaste. Ya sabes cuál es la solución. Los ritmos los tienes, cuando lo gestiones con calma todo será más fácil y más rápido…

    Vamos, ánimo, y no te fustigues más.

    PD ¡¡qué triste es el público de Pamplona!! Éramos los únicos que animábamos, porque otra cosa no sabremos, pero armar follón… jijijij

    • ¡Novatis!

      Ya estoy mucho menos cabreada, me sigue picando un poco, pero bah… nada que no pueda solucionar en la próxima carrera.

      A veces se me olvida que corro porque me encanta y, encima, mi objetivo ahora no son los 10k, pero en fin, que a nadie le amarga un dulce, el caso es que no llega jajaja. Ante todo, calma.

      Más vale que estabais ahí animando vosotros, porque todo el recorrido parecía un funeral 🙁 ¡A mí me gusta que me animen muuuuuuucho!¡A lo loco! Me da que va un poco en el carácter de los pamplonautas.

  3. Alex Nenikekamen (@alexcorrerias)

    Te voy a contar un secreto: casi nunca corro carreras de 10, las odio, no sé correrlas. Sinceramente no sé ni cuál es mi marca de 10. Cuando corro un 10k lo hago acompañando a las #muetasquecorren o como parte de un entrenamiento para otro objetivo. Son muy difíciles y muy “achuchados”. Estoy con Novatillo, esto funciona “cagándola” muchas veces. Casi siempre el error es el mismo: un ritmo equivocado, pero uno lo suelde descubrir cuando es tarde. Hecha hacia atrás en tu blog y lee cuando estabas intentando correr tus primeros 10 kilómetros, solo hace unos pocos meses

    • Tienes toda la razón, Alex. Hace nada estaba soñando con alcanzarlos. Ahora, los alcanzo y no me conformo. Argggggg, maldita ambición.

      Creo que les seguiré metiendo mano a los 10, pero como haces tú, como parte de un entrenamiento para mi objetivo esta temporada. Sin presión. Si suena la flauta, bienvenida sea la melodía.

      Mil gracias por tus consejos 😉

      Un abrazo

  4. Pedro (tractor) @platasa

    Hola Saioa, soy un tractor, sí, de los de verdad. No como esos que dicen que son tractores y van a 5’/km.
    Ya no corro carreras de 10K en Pamplona, a menos que sean por alguna razón muy especial. Todo el mundo va a tiempos que ni me huelo. Corren mucho, mucho, y el concepto popular se ha quedado en semiprofesionales.
    El público no anima, me gritan que llego tarde a comer o que voy a llegar el último. A veces lo he hecho 😉

    Llego, y en la soledad del tractorismo cojo mi bolsa del corredor y me voy en silencio.

    Peroooooooo, mi carrera es mía, sólo mía y la comparación con la de otros no sirve. Mi ritmo es el mío y tengo que ser fiel al mismo.
    Yo también he caido en el error de acelerar al principio para llorar al final, todos pasamos por eso.

    Mucho ánimo. Has acabado una carrera de 10K en menos de 1 hora. Has acabado que no es poco, el tiempo no es lo que marca tu carrera.

    A por la siguiente. Mucha fuerza.
    Un saludo.

    • ¡Hola, Pedro Tractor!

      Has dicho una cosa muy interesante y que me convendría recordar: “Mi carrera es mía, sólo mía”. Así es. Tal cual. Y creo que justo ése fue mi error el domingo: compararme con los demás.

      A la próxima no fallo 😉

      Mil gracias por tus palabras y bienvenido al Charco.

      Un abrazo.

  5. Angela

    Hola! Soy de Bilbao y el próximo 18 voy a correr mis primeros 10k, algún consejo para que no me venza el miedo escénico???? Me pone un poco nerviosa la verdad… Muchas gracias y mucho ánimo para tus próximos retos que seguro que los consigues!!

    • ¡Aloha, Ángela!

      Yo sobre todo te recomiendo que DISFRUTES, olvídate de las marcas por una vez, ya habrá tiempo de mejorar. Es normal que estés nerviosa. Yo sólo he corrido dos carreras 10k y a la primera fui acojonada, pero tenía claro que mi objetivo era llegar a meta con una sonrisa. Y así fue. No lo di todo, pero a cambio no sufrí y llegué en menos de una hora. ¡Mucho ánimo! Seguro que lo haces genial. Pásate por aquí para contarme, ¿vale?

      Un abrazo.

  6. Pingback: Diario de una runner: San Fermín Marathon, mis primeros 10k | Charcodelocos

Deja un comentario