Siesta running y ¡reto conseguido!

Me eché una siesta de dos semanas y desperté con las pilas tan cargadas que ayer logré el , una semana antes de lo previsto.

Hoy pensaba dar un sermón sobre el descanso como parte fundamental del entrenamiento, pero estoy taaaaan contenta que voy a empezar por las alegrías y ya me pondré seria al final.

Como ya os conté en la última entrada runner, hace un par de semanas me puse un poco pachuchilla y decidí que mi madre tenía razón, que me estaba metiendo mucha caña y debía parar un poco. Esta decisión coincidió con una semana de vacaciones furgoperfectas en Andalucía y, como consecuencia, el paréntesis korrikolari se extendió durante 15 días. Mis zapatillas viajaron conmigo, pero no las usé para . Pensaba seguir con el entrenamiento en el sur, pero viajar en furgoneta tiene el inconveniente de que si en tus planes está sudar, es complicado contar con una ducha a mano.

Cuando regresé a mi Pamplona querida, opté por saltarme el plan semanal y correr unos kilómetros de más, con toda la calma, para recuperar fondo. Es increíble cómo el cuerpo se acostumbra al relax. Me sentía como un tronco corriendo estos días, sin coordinación y con muchas ganas de pararme todo el rato. Esta semana me tocaba abordar los 9 kilómetros y, si soy completamente sincera, no pensaba conseguirlo. Así que ayer salí a rodar con la idea de que intentaría el objetivo de la semana, pero que no pasaba nada si tenía que parar en algún momento. No es ningún crimen caminar.

Planifiqué ir hasta la Vuelta del Castillo y allí dar tres vueltas al circuito.  Calculé que así rondaría los 9 kilómetros. Salí de casa tranquilamente, consciente de que tenía que aguantar más distancia de lo habitual. Me marqué un ritmo en el que me sentía cómoda, pensé que estaría corriendo a unos 6 minutos el kilómetro. Últimamente paso de saber los tiempos mientras entreno (le he quitado el sonido a Endomondo) para rodar según sensaciones. El caso es que corrí muy a gusto. No asistieron a la cita ni los sofocos, ni las ganas de parar, ni de . Sólo la música, mis pensamientos y yo. Cuando llegué a casa y miré el crono, no me lo podía creer: ¡10 kilómetros en menos de una hora! ¡OBJETIVO CONSEGUIDO! Yujuuuuuu.

Ahora, trataré de completar el plan hasta el final, para adueñarme de los 10k definitivamente. Después tendréis que ayudarme:

PREGUNTA DE LA SEMANA | ¿Qué próximo reto me sugerís? ¿Más kilómetros? ¿Menos tiempo?

Descansar bien para rendir mejor

Uno de los errores más frecuentes del corredor amateur es sobreentrenar. Yo soy el claro ejemplo de esto. Me emocioné por los resultados y olvidé que se trata de un hobby, que está bien ser constante pero es imprescindible descansar.

El cuerpo necesita reponerse tras una actividad intensa. Si no dejamos que asimile el trabajo que hemos realizado, no mejoraremos, sino que lo más probable es que provoquemos una lesión.

Os dejo un párrafo que leí en Running.es que lo explica bastante bien: “Debe existir una perfecta combinación de estímulo-fatiga-reposo-sobrecompensación. Cuando realizamos un trabajo muscular, este sufre de un estrés que le provoca fatiga. En este proceso nuestro rendimiento desciende. En el momento en que entramos en la fase de descanso, nuestro cuerpo pone en marcha un sistema de restitución de todos los elementos y energía perdida. El efecto que esto provoca es una mejora de los tejidos musculares, por lo que incrementan la calidad y por tanto su capacidad. El efecto compensación comporta entonces un incremento del rendimiento.  Pero, ojo, hay que tener en cuenta varios aspectos: Si el músculo no ha descansado lo suficiente éste no se recuperará de la fatiga acumulada. También, de la misma manera, si descansa demasiado no aprovecharemos el efecto sobrecompensación y no habrá tanta mejora”.

Cada uno de nosotros lleva unos ciclos diferentes, por eso cada corredor debe conocerse bien y saber hasta dónde puede exigirse y cuándo y cuánto debe descansar. Creo que esto, como casi todo en esta vida, se aprende con la práctica y a base de errores.

En resumen, el entrenamiento debe ser lo suficientemente intenso como para provocar un resultado efectivo, pero al mismo tiempo debemos ser capaces de recuperarnos para asimilarlo. El descanso recupera nuestro cuerpo, consigue hacernos más fuertes y despeja la mente. ¡Échate una siesta running cuando lo necesites!

9 Comentarios

  1. Novatillo Total

    “Cuando despertó, la Saioa-runner todavía estaba ahí”. Microcuento runner.

    ¡¡Muy buen entreno!! Has derribado la barrera de las dos cifras. ENHORABUENA. Y muy buen ritmo teniendo en cuenta que subiste desde la Rotxa.

    Tienes toda la razón del mundo en lo que hablas del descanso. Cuando realmente entrenamos es en los días de descanso en los que nuestro cuerpo se prepara para la siguiente “agresión”.

    ¿De ahora en adelante? Disfruta. Te propongo. No busques más distancia. Afiánzate en tu plan de 10km. Hasta la carrera tienes casi 4 meses. Si eres constante los tiempos mejorarán solos y disfrutarás mucho del #Mordor10km de junio. Ya habrá tiempo de hacer tiradas más largas…

    Un abrazo, mucho ánimo y mis enhorabuenas.

    • ¡Novatillo!
      Como últimamente no me va mal siguiendo tus sabios consejos, que, además, apoya mi amatxito, creo que de momento voy a seguir tonteando con los 10. A ver si llegamos a ser grandes amigos.

      P.D. Me encanta el microcuento jajajajaja

  2. Alex (@alexuriartee)

    A veces el descanso y el relax hacen más que el entrenamiento, yo por llevar la contraria a Novatillos si que iría aumentando de vez en cuando algún entrenamiento. Cada semana o cada dos hacer uno más largo, en plan disfrutón

    • ¡Alex!
      Seguro que lo de incrementar la tirada me lo irá pidiendo el cuerpo. De momento, seguiré probándome en los 10, para llegar a las SF Marathon y correr a gusto. Pero seguro que, sin darme cuenta, en algunos entrenamientos sume unos kilómetros de regalo, como me pasó con los 10k. Y, como tú dices, en plan disfrutón 😉

  3. FELICIDADES Saioa¡¡¡¡, como me despiste te veo mejorando mis prestaciones antes de que yo mismo lo haga,ya te estoy viendo por el rabilllo del ojo¡¡¡.Asi a lo tonto el descanso pinta que puede haberte venido hasta muy bien para esa supercompensacion,aunque te has pasado un poco,jajaja y te lo ha recordado el cuerpo en tu regreso. La verdad es que es complicado volver a ponerse tras un parentesis pero hay que hacerlo.Sobre que hacer ahora, pues entrena por sensaciones, si un dia te sientes fuerte dale caña, si otro no ve tranquila, en definitiva intenta disfrutar el entrenamiento y si tu cuerpo te pide ir mas alla de los 10 kms como te paso al llegar a esa distancia antes de lo previsto pues hazlo, no te pongas limites pero tampoco te emociones en exceso,busca tu equilibrio. Yo para dominar los 21 kms estoy intentando hacer a veces tiradas de algo mas y eso acabaras haciendo tu tambien con los 10. Los 15 o los 21 estan a tu alcance dales su tiempo y llegaran en un entrenamiento donde tengas ganas de correr y seguramente no este previsto.
    Un abrazo y perdona el rollo.

    • ¡Mil gracias, Maratonman!

      Me pasé de descanso, pero no me fue tan mal así 😛 jajajaja Tienes razón, creo que ahora tengo que seguir rondando los 10km y sin darme cuenta llegarán más.

      ¡Ten cuidado que voy como una bala! JAJAJA 😉

      P.D. Los rollos son bienvenidos en Charcodelocos. Me encanta leer, así que tú escribe que yo te leo jiji.

  4. ¡Enhorabuena! Menuda progresión. Reconozco abiertamente mi envidia cochina (o cochinera) por los ritmos que llevas 🙂 El #Mordor10K lo vas a gozar un montón.

    • ¡Gracias, Runnerica!

      Ya he visto que a pesar de tu parón por razones obvias de salud, has vuelto a los ruedos como una campeona. #Mordor10K va a ser gozar muchooooo jiji (eso si no me toca trabajar…).

      A ver si un día nos vemos por las Pamplonas runneando 😉

  5. Me encant

Deja un comentario