Regalo de Reyes

Por Pedro Armendáriz

Que mejor manera que comenzar el año sumando los tres puntos en el casillero tras derrotar por la mínima al Espanyol con un solitario tanto de Cejudo en el minuto 33 de la primera mitad. Esta victoria unida al pinchazo de sus contrincantes, permite a los rojillos salir de la zona de descenso y levantar la moral de cara a sus próximos encuentros.

Con un esquema habitual al de toda la temporada y con la suplencia de jugadores hasta el día de ayer habituales como Silva y Roberto Torres, comenzó el partido viendo cómo su rival, de la mano de Sergio García, perdonaba una ocasión clarísima casi en boca de gol. El partido fue bastante malo, sin apenas jugadas de peligro por parte de ambas escuadras, pero en el minuto 33 un error garrafal de Javi López fue aprovechado por Cejudo que, tras un bonito recorte, marcó el único tanto de la tarde.

Tras el descanso, los navarros intentaron hacerse dueños del partido, pero fue el Espanyol el que poco a poco fue metiendo a los de Javi Gracia en su propio terreno. En el minuto 65, Andrés Fernández se lució en un remate cruzado de Abraham que se coló por la cepa del poste. El técnico trató de contrarrestar dando entrada a los antes mencionados Silva y Torres para intentar tener así un poco más de control del balón y que el equipo no sufriera tanto. Los de Javier Aguirre, que padecieron un querer y no poder, reclamaron un penalti en el tiempo de descuento por manos involuntarias de Oier, que el colegiado no señaló.

Tres puntos importantísimos en un mal y aburrido encuentro en el que quizá lo más justo hubiera sido un empate debido a los meritos hechos por uno y otro, pero también es justo reseñar que en otras jornadas el equipo merece más que su oponente y no se lleva el premio gordo.

Día a día, a mi juicio, el equipo de Javi Gracia va a más, aunque no sea en juego, sí que se le ve una actitud de querer los tres puntos, sabiendo a que juega desde el minuto uno. El domingo las cosas no salieron, especialmente a un desesperado y combativo Oriol Riera, pero eso se supo suplir con un gran trabajo hasta el final, que hizo posible el objetivo.

Cabe destacar con letras bien grandes la repuesta de la afición osasunista ante el deficiente horario en el que se programó el encuentro, coincidiendo con la cabalgata de Reyes. Es lamentable que puedan suceder estas cosas, pero como la televisión paga y es la que decide, no queda otra que aguantarse. Yo, personalmente, eché en falta una queja o propuesta de nuevo horario, por parte del club.

La semana que viene toca visitar al Betis, ahora mismo un rival directísimo por la permanencia, que se encuentra hundido. A ver si en vez de tenderle la mano para levantarse, podemos hacer más honda la herida. En todos los partidos son muy importantes los primeros minutos, pero en este más si cabe, en donde si consigues hacer bien las cosas desde el principio y adelantarte en el marcador, la afición bética puede ponerse en contra de sus jugadores y llevar el nerviosismo hacia ellos, por eso ahora y siempre desde LA REGADERA, ¡¡AUPA OSASUNA!!

Imagen | EFE

Deja un comentario