Puntos de oro

Por Pedro Armendáriz

Qué gusto da empezar la Regadera contando que ha sumado los tres puntos, esta vez tras vencer por dos tantos a cero al Getafe, en una victoria muy trabajada y a la vez sufrida. Una vez más, cuando se aprieta la distancia con los puestos de abajo, es cuando el equipo reacciona y da más de sí, dejando a cuatro puntos el descenso a la segunda categoría.

Tras un comienzo un poco titubeante donde el control era visitante, en el minuto 6, Oriol Riera tras un gran pase del Gato Silva, puso el primer tanto en el marcador con una preciosa vaselina.  A partir de ahí, partido muy soso en el que lo más reseñable fueron las dos lesiones que sufrieron ambos conjuntos, Ciprian y Rafa por los visitantes y Puñal y De las Cuevas por los locales.

El segundo tiempo fue más de lo mismo, con numerosas imprecisiones en los veintidós protagonistas, con continuas perdidas y fallos impropios de jugadores de la máxima categoría. El partido estuvo completamente abierto con los dos equipos desdibujados en la zona medular, lo que propició ocasiones en las dos escuadras. Colunga por partida doble y Armenteros dispusieron las más claras, hasta que, a tres minutos del final, Roberto Torres tras un robo de Arribas, cerró el marcador.

Importantísima victoria, tras dos jornadas consecutivas sin sumar absolutamente nada, que permite a los rojillos poner un colchón de más de un partido con el descenso, y a la vez meter a su rival en el lío.

Si ves un partido de Osasuna, puedes pensar que el equipo no juega a nada, comete muchos errores o que sus jugadores no son válidos, pero si eres un futbolero como yo y si el tiempo te lo permite y te tragas un Valladolid-Elche o un Getafe-Valladolid, te das de cuenta de que no hay nada que envidiar a ningún equipo de la zona media-baja de la clasificación.  El nivel es muy parejo en todos los conjuntos que se juegan la permanencia, por lo que los mínimos detalles marcan el devenir de cada uno, tres puntos y pa´adelante.

Una semana más sigo sin entender cómo en este equipo no puede jugar más a menudo Oier, que a pesar de estar limitado técnicamente, suple perfectamente sus carencias con trabajo, pundonor y coraje. Un jugador así si lo sacas diez minutos cada dos partidos, seguramente esté bajo y lo haga mal, pero si le das confianza seguro que su rendimiento varía.

La semana que viene toca visitar al Elche, un rival directo por el objetivo al que con trabajo y constancia, se le puede meter mano, esperemos que no siempre se tenga que estar con la soga al cuello para reaccionar, por eso ahora y siempre desde La Regadera, ¡¡¡AUPA OSASUNA!!!

 Imagen | EFE

Deja un comentario