La genialidad de lo auténtico

Saioa enfurecida. Llevo desde ayer con un mosqueo morrocotudo por culpa de la falta de genialidad/originalidad/creatividad/autenticidad de la gente. No soporto el .

Mi animadversión hacia esta práctica comenzó en la universidad, durante el proyecto final de carrera. Mi grupo decidió crear una revista femenina un poco particular -pero ese es otro tema-, la llamamos Equix y, casi todos, pusimos altas dosis de cariño, responsabilidad y dedicación en ella. Mi compañero Álex y yo nos dedicamos al diseño y maquetación de nuestra pequeña criatura. Renuncié a escribir, que es lo que más me gusta del mundo mundial, porque se me daba relativamente bien el diseño y alguien tenía que hacerlo. Otras personas tuvieron la oportunidad de darle a la tecla en mi lugar y la ningunearon. Atentos, aquí llega la parte crítica, la que me dejó ojiplática y no he podido superar. Durante una de mis noches en vela poniendo bonito un reportaje, detecté que el texto no podía haberlo escrito la persona que lo firmaba. La conocía bien y estaba segura de que una palabra en cuestión no se encontraba entre su vocabulario. Control + C en el texto. Control + V en Google y voilà, plagiado palabra por palabra de la edición digital de El País. ‘Vivir del cuento’, rezaba el titular de mi ‘compañera’. Nunca mejor dicho. El profesor tomó una única medida: eliminar el reportaje de Equix. La copista continuó en el grupo, mientras mi trabajo de muchos días fue a la papelera. En España, es gratis. Igual que ser un corrupto.

Ayer regresaron los demonios. Recibí por distintas redes sociales un texto escrito por Paula Lasaga sobre San Fermín. Ella lo escribió con cariño, desde su corazón pamplonica, en su blog:  Starberryland.com. Quienes adoramos Pamplona no hemos podido evitar emocionarnos con sus palabras. Sin embargo, hay quien está compartiendo el post sin nombrar a su autora y modificando una parte importante de su texto, el punto donde se publicita a Bodegas Ganuza -establecimiento de la familia política de Paula-. Y van más allá: la gente adula el texto en Facebook como si lo hubiesen escrito las personas que lo están plagiando ¡y los plagiadores no aclaran que no es suyo!, le dan a ‘me gusta’ al comentario y fiesta.

Plagiar no es copiar, es robar una obra intelectual, es un delito. La Real Academia de la Lengua Española lo explica muy claro: se trata de “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas por propias”. Esto tiene mucho que ver con la honestidad. Si tu genialidad/originalidad/creatividad/autenticidad es limitada, pero, en cambio, sabes identificar estas cualidades en otras personas, sé justo, reconoce tus limitaciones, comparte si quieres la obra de otros, pero, por favor, cita a su autor. Es tan fácil como usar las comillas, nombrar a la fuente al final del texto o parafrasearlo. Hablo de escritos porque es lo que más me repatea como periodista, pero es igualmente deplorable el plagio de cualquier creación original de la mente.

Internet ha agigantado al monstruo que ataca a la propiedad intelectual. “No me da tiempo a hacer el trabajo… ¡Bah! No me van a pillar, hago copypaste de esta web y solucionado”. Este pensamiento se extiende como una plaga en el mundo académico. Y me da pena. Ni siquiera se trata de cometer o no una infracción sobre los derechos de autor -que legalmente, así es-, hablo de explotar y respetar la genialidad de lo auténtico, de rebuscar el plus que nuestra mente puede regalar al mundo y exprimirlo. Y si escuchamos eco al intentarlo, la alternativa pasa por ensalzar y compartir el don de los demás, pero con nombres y apellidos.

Hay genios entre nosotros, lo justo es aplaudirles, no pisotearles. Olé por la gente genuina.

Imagen | http://loiter.co

4 Comentarios

  1. Me encanta el qué y el cómo de este escrito.Sigue así,y no olvides la brújula y la linterna que a veces eres demasiado confiada.Saludos a toda la familia.

    • ¡Muchas gracias, Eugenio!

      No entendí lo de “eres demasiado confiada”, ya me explicarás 😉

      Un abrazo para ti.

  2. Hola,kaixo y zorionak por las fiestas de san fermin .Min ? en euskera min es dolor o daño.Kontuz beraz horrekin bale ?.Seguro que las vivis alegre y sanamente,sin perjuicio.Alegria,alegria.Ah ! Lo de demasiado confiada,habida cuenta que no nos conocemos,lo digo por lo que dices en el articulo.Tienes razón en que no está bien la deshonestidad ni el desagradecimiento del que que toma prestado algo que tiene su fuente en ti y nombra un rio que tu has descubierto y no menciona su descubridor,su nombre,dando a entender que ese rio es el o ella.Cierto que el nosotros incluye al yo ,al tu ,al el.Y eso es muy generoso y loable pero lo noble es que el nosotros o lo nuestro lo debe repartir, si es realmente valioso su fruto, el arbol de la rama del que pende ese fruto,y no que venga alguien y tome ese fruto y diga mira que fruta mas rica y sabrosa tengo en mi mano,y el que la regale o la venda es lo mismo casi.Quien debe regalar y a veces vender o trucar (truquear ? ) esa fruta eres tu.Si tu eres agradecida con el cielo que te dió la lluvia y el sol, la otra persona debe ser igualmente agradecida,y si no lo es y porque no lo es debes tener confianza pero no ser confiada,porque ser lo que se dice ser se es de uno mismo y uno mismo solo puede fiarse de la Luz para ver que va por el buen Camino(linterna y brujula),…………(Saioa,por favor no veas aqui menciones a ninguna religion,que miedo me da escribir luz o camino a una navarra.Miedo no ,peor que eso,terror.Salud y fuerza.

  3. Hablaba de trueque,claro.

Deja un comentario