Justo empate

Por Pedro Armendáriz

Punto conseguido por frente a la Real Sociedad al empatar a un tanto, que mete a los rojillos en los puestos de descenso, pero que sirve para romper la mala racha de cinco derrotas consecutivas. El encuentro estuvo lleno de emoción hasta el final, en el cual los rojillos por momentos volvieron a recordar a ese equipo lleno de garra y espíritu que tanto se echaba en falta en las últimas jornadas.

Con la alineación tipo de Javi Gracia que introdujo las novedades de Marc Bertrán y Armenteros  con respecto a la derrota de Vallecas, Osasuna salió completamente dormido, sin dar muestras de lo que realmente se estaba jugando, y a los 7 minutos una galopada de Vela, que ya había perdonado anteriormente, era ejecutada por el Chory Castro para poner el primer tanto en el marcador, con el que se llegaría al descanso.

Tras la reanudación, la cosa no cambió mucho, primero Zurutuza que fallaba ante Andrés y posteriormente Iñigo Martínez que desde medio del campo estrellaba el balón en el travesaño, ponían el peligro donostiarra. Cuando parecía que iba ser la misma historia de jornadas atrás, una clarísima ocasión fallada por Torres, espoleó a equipo y afición y, en el 59, una falta sacada por éste era rematada por Oriol Riera a la red para poner el uno a uno definitivo.

Con la entrada de Lobato por Cejudo, los navarros fueron a por la victoria pero no sin los miedos a poder encajar un tanto que le privaría de un punto. No fue hasta el tiempo de descuento cuándo gozó de sus mejores oportunidades con dos disparos del Gato Silva y otro de Lobato que lo sacó Iñigo Martínez con Bravo ya batido.

Empate justo en un encuentro en el que se podría decir que fue una parte para cada equipo, con una primera mitad dominada por los visitantes, y una segunda donde sí se vio el Osasuna que todos queremos, con un trabajo y derroche descomunal.

Una semana más, y no quiero ser repetitivo, quisiera alabar el trabajo de Javi Gracia en cuanto a los conceptos que transmite a su plantilla, pero no estoy de acuerdo con él en que no termina de motivar a sus pupilos desde el minuto uno, y principalmente en que echo en falta un poco más de ambición en querer ir a por los tres puntos. No por meter a más delanteros tienes el gol asegurado, pero por ejemplo con la lesión de Armenteros y el equipo perdiendo, tuvo la oportunidad de dar entrada a Acuña y optó por De las Cuevas, un jugador más de creación que de finalización. Y en la segunda mitad más de lo mismo, nadie discute que enfrente tienes un gran rival, pero estás en tu casa y necesitas la victoria como el comer, así que arriesga un poco y vete a por ella, sinceramente el cambio de Oier por Damiá acabó por descolocarme. En visitas como a Granada, Levante o Vallecas, desde el principio se ve descaradamente que sales a por el empate y acabas perdiendo en el noventa por ciento de las intentonas.

La semana que viene toca una nueva final con la visita a Almería, un rival con los mismos puntos en la tabla que esperará a los rojillos con el cuchillo entre los dientes después de su derrota en Valladolid. Ponga al que ponga el entrenador, hay que salir desde el minuto uno a por la victoria, con los atributos de la segunda mitad, orgullo, garra, coraje y con lo que es lo más importante, convencimiento de poder conseguir tu objetivo. Como decía esta semana una peña rojilla, “la guerra se gana luchando en cada batalla”, por eso desde La Regadera ahora más que nunca ¡¡¡AUPA OSASUNA!!!

 Imagen | EFE

Deja un comentario