Furgoperfectos: Andalucía en 7 días

 

¿Has visto de cerca el autobús de los Simpson? ¿Te ha sobrevolado medio centenar de buitres? ¿Has ascendido una montaña de arena? ¿Te has topado con un delfín muerto en la playa? ¿Has disfrutado de un atardecer en una cala en exclusiva para ti? ¿Han ‘adivinado’ tu futuro con tan sólo mirarte el pelo? ¿Has conducido por una carretera oculta en la arena? Todo eso es posible en Andalucía. A mí me acaba de pasar. El sur sorprende y enamora.

Si te animas a probar la mezcla, te propongo una ruta de una semana, con banda sonora y pequeños placeres en cada parada. ¿Te apuntas?

Día 0. Tengo un plan

Cuando Aitor me pilló con una docena de ‘chinchetas’ milimétricamente colocadas en Google Maps dijo que ‘nanai’. “Claro, como tu no conduces…”, me echó en cara, con toda la razón del mundo. Yo es que con VanVan no me atrevo, así que es él quien se traga los kilómetros al volante mientras soporta mi pánico a los camiones. Soy una copiloto pésima.

Con el precedente de mi ligera fobia y las ganas de relax de mi chófer favorito, decidimos que fuesen el viento y la luz del sur de Al Andalus quienes dibujasen nuestra ruta sin prisa, a su antojo. Y su voluntad quiso que saboreásemos 2.558 kilómetros de puro arte.

Día 1. Caminito del sur

Silvio Rodríguez nos empujó con la calidez de sus poéticos susurros hasta ‘territorio flamenco’ casi sin enterarnos. Por el camino, hicimos una pausa en Consuegra, donde aprovechamos para llenar el buche junto a los típicos molinos de “San Quijote y Don Panza” -Aitor no es bueno para los nombres-.

Cuatro horas más tarde, el atardecer nos dio la bienvenida a Córdoba y allí le tomamos el pulso al tapeo. Un poquito de salmorejo por aquí, un pisto por allá y cañas en todos lados -eso que no falte-.

  • Furgoperfecto: Optamos por pernoctar en el ‘Parking del centro histórico’. Los comentarios en los foros daban ganas de quedarse en casa y no dejar la furgo en la calle ni de coña. La opción más convincente fue pagar 11 euros por tener a VanVan 24 horas videovigilada, céntrica y a dos pasos del baño.
  • Recomendación: Un paseo nocturno por la judería de Córdoba, metiendo el hocico en los patios cordobeses que duermen ‘a la fresca’ con la puerta abierta.
  • Música: ‘¿Quién nos va a salvar?’, la M.O.D.A.

Día 2. Córdoba se lleva un ‘me gusta’

Tras abrillantar el maletero con aceite de coche gracias a una inoportuna fuga en una garrafa, dedicamos el segundo día a limpiar el chandrío y a perdernos por el laberinto blanco que conforma el corazón de la ciudad. Zigzagueamos guiados por las macetas que adornan las calles cual jardines colgantes, hasta la calleja de las Flores; cruzamos el Guadalquivir a través del puente romano; nos adentramos en la penumbra de la mezquita, sin prestar atención a la parte catedralicia que chirría en medio de una joya islámica;  paseamos entre los estanques que esconde tras sus muros el Alcázar de los Reyes Cristianos y disfrutamos de un espectáculo ecuestre en las caballerizas reales al grito de “Ole, ole y ole”. Nos despedimos de la ciudad con la promesa de un regreso. Córdoba engancha, pero Sevilla nos esperaba.

  • Furgoperfecto: Área de Autocaravanas de Sevilla. Nos pasó un poco lo mismo que en Córdoba,  los comentarios sobre los rincones aptos para pernoctar destilaban inseguridad (robos, zonas abandonadas, ruido y multas), así que, una vez más, preferimos invertir 12 euros en tener a VanVan a salvo y disfrutar de una buena ducha. Llegar hasta el AC Sevilla da un poco de yuyu, pero al mismo tiempo con buenas conexiones con el centro. Incluso a 20 minutos a pie estás en la plaza de España.
  • Recomendación: Catar una mandarina de uno de los árboles que salpican la ciudad de color. Si eres fan de lo ácido, ‘robarás’ frutas hasta llenar una cesta. Los demás fliparéis con un chute de sabor extremo.
  • Música: ‘Entre dos aguas’, Paco de Lucía.

Día 3. Sevilla no es lo que era

Que me perdonen los sevillanos, pero la capital andaluza ha perdido el encanto que me enamoró hace diez años. Sigue siendo una ciudad preciosa, pero esta vez no me removió nada por dentro. Digamos que me pareció que se había vendido demasiado al turismo. Le faltaba espontaneidad, eso es.

Descartamos las visitas monumentales porque ya conocimos esa parte de la capital en anteriores visitas. La ruta alternativa -y rompe piernas- comenzó en el pulmón verde sevillano, el parque de María Luisa, que nos llevó hasta el banco de Pamplona de la gran plaza de España. En este punto del trayecto aprendí a ignorar las ‘pitonisas’ con ramitas de romero: “Morena, guapa, que te la regalo, que no te cobro . Vas a tener dos niños con este chico tan guapo. Una niña mu bonita dentro de dos años”. Y todo eso con tan solo mirarme. ¡Una guionista en potencia!

Nuestros pasos deambularon por las estrechas calles del barrio de Santa Cruz, rodearon la Giralda, dieron unos pases toreros ante la Maestranza, pasearon por Triana y descansaron viendo el ocaso ante el Guadalquivir, con la Torre del Oro como telón de fondo, despidiéndose del día.

De las tapas nos olvidamos porque los míticos bares tenían la persiana bajada. Sólo probamos suerte en el café Alcázares de la plaza de la Encarnación -donde están las setas de hormigón gigantes y horrendas- y no volveremos. Pedimos un plato (2,50 euros) y nos sacaron, porque les dio la gana, una ración que nos cobraron a 7 euros. Vamos, que nos timaron como quisieron.

  • Furgoperfecto: Segunda noche en el área de autocaravanas.
  • Recomendación: Disfrutar del atardecer a orillas del Guadalquivir, frente a la calle Betis.
  • Música: Los acordes de una guitarra española entre las manos de un cantautor callejero en un rincón del barrio de Santa Cruz.

Día 4. Cádiz, la sorpresa

La capital gaditana fue en nuestro tour como encontrar un billete de 50 euros en la acera, tan inesperado como gratificante. Cádiz no entraba en el plan de viaje, pero el GPS se empeñó en que nos apeasemos en esa parada vestida de carnaval.

En la oficina de Turismo facilitan un mapa de la ciudad con unas rutas de distintos colores que también están marcadas a pie de calle. Tomamos el camino naranja, enlazamos varias veces con el verde, lo alternamos con el azul y terminamos siguiendo el morado. De manera que en una mañana conocimos ‘La cuna de la Constitución’ y en mi recuerdo guardo tres rincones imprescindibles: la calle Virgen de la Palma, porque resume el espíritu de los gaditanos; la plaza de San Juan de Dios, por su luz; y la Catedral, por ser distinta a todas las que he visto en mi vida.

Por la tarde, paramos en Conil, Caños de Meca y el faro de Trafalgar. Esto último imprescindible. A mí me cargó de energía y de paz. Caños también es un stop obligado, pero cuando Lorenzo calienta, en verano.

  • Furgoperfecto: Pernoctamos en Zahara de los atunes, en el parking del hotel y restaurante Antonio (calle Quebrantamichos). La Guardia Civil pasó varias veces pero no nos dijeron nada. Por si a alguien le interesa, éstas son las coordenadas: 36.128583,-5.839424.
  • Recomendación: Pasear hasta el faro de Trafalgar a última hora de la tarde. Una vez allí, disfrutar del festival de colores que regala el cielo y del relax que brinda el sonido del mar.
  • Música: ‘Cai’, de Niña Pastori.

Día 5. Desde Vejer hasta Tarifa

El día salió mustio y aceleró un poco nuestra visita a uno de los pueblos más bonitos de Cádiz, Vejer de la Frontera.

Deshicimos el camino entre vacas y fuimos a parar a la playa de Bolonia, donde ascendimos su impresionante duna.

Tarifa fue la última estación del día. África nos saludó al otro lado del Estrecho de Gibraltar.

  • Furgoperfecto: Camping Paloma (15 euros).
  • Recomendación: Piérdete en Vejer. Literalmente.
  • Música: ‘A mi majara’, de El Barrio

Día 6. Ronda y los pueblos blancos

Valdevaqueros y su campamento de furgos hippies nos da los buenos días. Una de las playas más bonitas. Mi duda es si en verano permanecerá tan virgen y auténtica como en marzo. Ojalá porque es una maravilla.


Allí vimos aparcado el autobús de los Simpson, una especie de caravana de circo y varias campers muy originales. Me encantó ese aire perrofláutico.

Dejamos atrás la costa para adentrarnos en la ruta de los pueblos blancos del interior. Por una carretera con curvas demoniacas para una histérica copiloto, llegamos a Ronda (Málaga). La belleza del pueblo evitó el vómito tras el viajecito.

Y para culminar el día, otro circuito de rallys hasta Grazalema (Cádiz). Silencio, tranquilidad y montaña. El lugar perfecto para dormir.

  • Furgoperfecto: Parking a las afueras de Grazalema.
  • Recomendación: Un paseo por la playa de Valdevaqueros.
  • Música: ‘La gota de rocío’, de Silvio Rodríguez.

Día 7. Granada, mestiza

Y al séptimo día me enamoré. Granada es lacremapastelera. No se puede definir de otra manera. Bueno, quizá sí, mestiza. Para mí, la esencia de Granada vive en el Albaicín. Sabe a té y tapas, huele a incienso y suena a flamenco.

Comenzamos la ruta hartándonos de comer por 2 euros/caña. Un tapeo en condiciones -el mejor que conozco en España- en la calle Elvira. Para reposar, un té en la calle de las teterías o Calderería Nueva. Despejamos la modorra con una buena caminata por el Albaicín, hasta el mirador de San Nicolás, donde admiramos la Alhambra desde fuera. Lo siguiente fue acercarnos hasta el paseo de los Tristes, descrito por muchos como uno de los más bonitos del mundo. Nuestros pasos prosiguieron por el entorno de la catedral para regresar a mi barrio preferido, como imantados por su encanto. Tras absorber el toque bohemio granadino, vuelta al norte que me parió. Que también es increíble.

  • Furgoperfecto: Camping Motel Granada (25 euros). Recomendable porque tiene muy buenos enlaces con el centro.
  • Recomendación: Una parada en la plaza Santa Isabel la Real y otra en el mirador de San Nicolás. En la primera, arte callejero (funambulistas, músicos, pintores…); en la segunda, unas vistas increíbles de la Alhambra. Asistir a una noche flamenca en una cueva del Sacromonte.
  • Música: ‘Baro’, de Habib Koité.

16 Comentarios

  1. Fantastico viaje el que os marcasteis, que suerte¡¡¡, que lujo¡¡¡. Yo tuve la suerte de vivir 7 años en Jerez de la Frontera y eso me permitio conocer todos los lugares que mencionas, os habeis dejado alguna que otra provincia andaluza pero la eleccion ha sido de 10.Muy buen viaje, pero que listos sois¡¡¡.Una maravilla es Andalucia, pura luz, sol, buen tiempo casi todo eñ año, playitas, calidad de vida, Andalucia es vida, pura vida¡¡¡.
    Abrazos.

    • ¡Jelou, Maratonman!

      Nos hemos dejado provincias para tener una excusa para volver jiji 😉 porque allí se recargan las pilas a tope. Como bien dices: ¡Andalucía es pura vida!

      Me llevé las zapatillas, pero una ola me las requetemojó y no pude runnear 🙁 (Excusas…)

      Abrazo 🙂

  2. ratonera

    Me encanta esta crónica andaluza porque transmite a la perfección la esencia de cada lugar en el que tuviste la suerte de estar. Ya tenía ganas de pasearme por el sur, pero tras leer vuestra ruta furgoperfecta me ha invadido un ansia viva jajajaja En la próxima, no puedes dejar de ver la Alhambra por dentro. Granada nunca defrauda. ¡Viva Andalucía! 😉

    • ¡Gracias, ratonerica!:D
      Ya había estado en Granada y justo fue la Alhambra lo único que vi jiji por eso esta vez la descartamos 🙂
      ¡VIVA!

  3. Envidia de la chunga, tengo que volver al sur. Bonito viaje

    • JAJAJA No todo iban a ser mis idas y venidas con el running 😛

  4. Mai

    Hola, vaya ruta furgoperfecta tan chula la que os habéis marcado… que ganas de viajar por favor!!! Con ver las fotos de las playas las puedo hasta oler…
    Para este año tendríamos que montar unos días de furgo-cocheperfecto primos Larrea and company, jeje… estaría genial! Ya veríamos cómo nos las apañaríamos a los que nos toca la parte de cocheperfectos, jejeje… a grandes problemas, grandes soluciones, será por imaginación…
    Muxus!

    • ¡Mai! ¡Buena propuesta! Vamos a moverlo para este veranillo o qué?

  5. Car

    Aunque sea un año después.. Me ha salido tu blog por casualidad en Google intentando buscar como organizar mi viaje a Andalucía!
    Y no veas que bien me ha venido esto! Es justo lo que vamos a hacer, aunque con suerte espero que sean 9 días.
    Nuestro primer viaje en furgo.. Bueno mini furgo..ya que es una kia carnival,
    Lo dicho, gracias porque la verdad que es una gran ayuda con el lío que llevo!

    Un saludo!

    Por cierto el resto de blog me ha encantado tab 🙂

    • ¡Hola Car!

      Espero que te sirva de ayuda 🙂 En 9 días os da tiempo de ver muuuuuchas cosas. ¡Disfrutadlo!

      Si descubrís algún rincón increíble más, no dudes en decírmelo para próximas rutas.

      Un abrazo y mil gracias por pasarte por aquí.

      Muá.

  6. sergio

    guapa, lista y viajera….y en furgo…

    que mas se puede pedir. tienes novio? jejejej

  7. Jose

    Hola, estoy pensando en hacer una ruta costeando de playa en playa, saliendo desde el Cabo de Gata y llegar hasta el Algarbe en Portugal. Me recomiendas playas y furgoperfectos donde parar con mi vieja t4?
    Un saludo y gracias.
    Jose.

    • ¡Hola Jose!

      Me gustaría responderte con una información más completa, pero de la costa andaluza -por desgracia- sólo conozco la parte gaditana; y de Portugal nada de nada. Sí que hice un plan porque pensé ir hace un par de veranos pero el asunto se complicó y a medio camino tuve que volver.

      Así que sólo te puedo recomendar las playas que pongo en esta entrada 🙁

      Lo siento.

      Un abrazo.

  8. Daniel Armendariz

    ruta que tengo pendiente hacer en Diciembre, huir del frio de Navarra a temperaturas algo mejores del sur, aunque espero poder meter alguna ciudad mas en mi viaje, malaga y granada, y visitar lagunas de ruidera

    • ¡Hola Daniel!

      Yo creo que merece la pena visitar Andalucía fuera de temporada de verano.

      Ya contarás por aquí qué has añadido a la ruta para que lo apuntemos para la próxima 🙂

      Un abrazo.

  9. Alejandro

    Buenas me gusta saber que hai gente rutera que no soi yo solo el loco jaja .. tengo pensado salir en septiembre sin fecha de vuelta con mi carabana y mi perriyo apartarme un poco de la sociedad esroi ya mui quemado de todo esto que si trabajos que te chillan te averwenzan te faltan el respwto ect. Y malas rachas en lo sentimental y no personal e decidido de ir en busca de mi mismo mi primer punto desde marbella será a cirat es un pueblecito de 250 avitantes que tiene muchas Pozas y charcas y tal áreas donde permiten acampar sin problemas y apartor de alli adonde me lleve el haire saludos ruteros besos

Deja un comentario