Vuelta al descenso

Por Pedro Armendáriz

Injusta y dolorosa derrota de frente al Almería por 0-1, en un encuentro en el que la actuación de los guardametas fue decisiva. Andrés falló en el tanto andaluz y el veterano Esteban con sus intervenciones dio los tres puntos a los visitantes.

Los rojillos salieron de inicio con su planteamiento habitual, con la novedad de un desafortunado e impreciso Armenteros, mientras que el Almería cambió su esquema defensivo poniendo una línea de atrás de cinco hombres. Y la cosa no le pudo salir mejor porque, a los 17 minutos, y, tras haber avisado los locales por mediación de Riera y Cejudo, un córner sacado por Dubardier se le escapó a Andrés de las manos para que Rodri marcase a placer. Pudo empatar Osasuna antes del descanso en un remate de Arribas que pegó en Pellerano y fue desviado por el portero al poste.

Tras la reanudación, Javi Gracia dio entrada al paraguayo Ariel Núñez por Armenteros, pasando Roberto Torres al costado izquierdo, pero la cosa no mejoró ya que el rival estaba cerrado atrás y apenas concedía espacios. En el minuto 65, el joven José García sustituyó a Raoul Loe en medio de una gran ovación. Con la entrada del canterano, los rojillos dispusieron de varias ocasiones por medio de Oriol Riera, Núñez y Cejudo, pero la más jaleada fue por parte del juvenil, que, tras una jugada personal, a punto estuvo de batir a Esteban.

Una derrota injusta pero de las que pueden hacer daño ante un rival directo por la permanencia, en el que si Osasuna no tuvo mucha brillantez en su juego, menos tuvo su rival con prácticamente una ocasión de gol en todo el partido. Lo preocupante es que te ganan sin hacer ni proponer absolutamente nada.

A mi juicio, en la segunda mitad es incomprensible cómo ante un rival cerrado atrás que acumulaba la mayoría de hombres por el centro, Cejudo jugó casi como delantero centro, siendo incapaz de pegarse a la banda para abrir el campo y poder así desarbolar un poco el entramado defensivo del rival. Desconocemos si esa decisión de irse hacia adentro fue del entrenador o del propio jugador.

La nota destacada la protagonizó el juvenil de 16 años José García, que con su juventud y desparpajo contagió a una grada totalmente entregada. Es muy joven y en algunos aspectos se le nota, pero el chaval apunta maneras y de las buenas, con una gran visión de juego y una alegría que falta hace al equipo. Viendo lo que hay, yo soy partidario de seguir dándole oportunidades y no que esto sea fruto de un día.

La semana que viene toca descanso liguero, pero la próxima visita es a Valladolid, un campo dónde no se puede fallar y hay que ir a por la victoria sí o sí, por eso desde la Regadera ahora más que nunca ¡¡¡AUPA OSASUNA!!!

Imagen | EFE

Deja un comentario