Tiki-taka rojillo

Por Pedro Armendáriz

Brillante e importante victoria de en su visita a Málaga tras derrotar a los andaluces por 0-1 con un tanto de Oriol Riera. Los navarros tras una primera mitad donde maniataron a su rival con buen y ocasiones, acabaron pidiendo la hora ante el ímpetu local, cosa lógica y comprensible.

Tras la decepción de la semana pasada frente al Levante, el partido del pasado viernes se presentaba de nuevo como una nueva final en el que una derrota podía volver a  hacer saltar las alarmas. En el minuto 1 de partido, Oriol Riera a punto estuvo de adelantar a los visitantes en un mano a mano que él mismo robó. Los de Javi Gracia intentaron llegar al marco rival con posesión y jugadas muy bien hilvanadas, por lo que en el minuto 23 el catalán, tras un rechace de Caballero a disparo suyo, puso el primer tanto en el marcador.

Estaban siendo los mejores minutos de Osasuna ya no sólo en esta temporada, yo me atrevería a decir que en los últimos dos o tres años, con jugadas muy largas de exquisito toque, y claras y bonitas ocasiones desbaratadas por el guardameta argentino.

Tras el descanso, Shuster realizó dos cambios pasando a jugar su equipo con tres delanteros, en una clara intención de que lo visto hasta entonces no le estaba gustando absolutamente nada, a lo que Javi Gracia reaccionó a tiempo dando entrada a Oier por De las Cuevas. El Málaga dominaba el partido con un Osasuna que apenas salía de su campo, pero al que no le crearon apenas ocasiones, con una escuadra muy bien armada, empezando a defender desde su delantero a sus defensas, pasando por un voluntarioso y luchador Sisi.

Gran triunfo de los rojillos en una primera mitad que, cómo decía, fue de lo mejor que se ha visto en mucho tiempo. Decían los comentaristas de “Cuatro” que, tras el descanso, los visitantes dieron un bajón y que ya no subían ni jugaban como al principio, pues bueno, en mi modesta opinión es algo lógico y comprensible. No le puedes pedir a un equipo que va ganando fuera de casa en uno de los campos más difíciles de , con tres puntos en el casillero, en el fondo de la tabla y llamándose Osasuna, que vaya a por su rival como lo había hecho hasta entonces. Lo normal es que se repliegue en su terreno a guardar dicha ventaja, eso sí, sin renunciar a salir al ataque, cosa que no hicieron los de Javi Gracia comandados por un omnipresente Gato Silva.

En definitiva, tres puntos importantísimos que permiten afrontar este parón de quince días de una forma más tranquila, esperando al todopoderoso Barcelona. Con la actitud y ganas del viernes pasado, desde la Regadera no se descarta dar la sorpresa, por eso ahora y siempre, ¡¡¡AUPA OSASUNA!!!

Imagen | EFE

Deja un comentario