Por la mínima

Por Pedro Armendáriz

 no pudo sacar nada positivo en su visita al Sánchez Pizjuán y cayó derrotado por dos tantos a uno frente a un irregular Sevilla. El resultado se vio claramente condicionado por la injusta expulsión de Damiá a los 34 minutos de juego en una rigurosa falta que encima había cometido Arribas, doble error del colegiado.

El técnico navarro confeccionó un once inicial en la medida de lo posible debido a las numerosas bajas que tenía, en especial en ambas bandas donde tuvo que improvisar con el Gato Silva en el costado derecho, cosa que no funcionó. Por su parte los andaluces con un planteamiento atrevido y jugadores muy rápidos salieron a por el partido pero sin apenas crear peligro sobre la portería de Andrés. Cuando los rojillos se sacudieron este dominio inicial y poco a poco se asomaron a la portería rival, el colegiado expulsó de manera injusta al catalán Damiá con roja directa dejando en inferioridad a los visitantes.

Tras el descanso, Osasuna siguió con una defensa de tres con Roberto Torres como falso lateral, y aún así se hizo dueño del encuentro dominando a su rival, hasta que a los cinco minutos Gracia retiró a un desafortunado Silva, dando entrada a Joan Oriol, echando así el equipo hacia atrás tratando de amarrar un punto.

Y la cosa no salió muy bien, porque primero Rakitic en el 55 y Jairo en el 75 batieron al portero osasunista de tiro cruzado, siendo ambas llegadas por el lado izquierdo. A partir de ahí los sevillistas se dedicaron a mantener la pelota y dejar pasar el tiempo con alguna llegada como un lanzamiento al poste de Bacca. No fue hasta el minuto 87 cuando los rojillos dieron síntomas de peligro con Oriol Riera, que de excelente cabezazo acortó distancias y fijó el resultado definitivo.

Me hubiera gustado ver un partido once contra once los noventa minutos, dónde el resultado podría haber sido bien diferente, pero también eché en falta un poco más de actitud y menos conformismo por parte de la parroquia rojilla, comenzando por su técnico. Una vez que vas perdiendo y más por dos goles, lo que a mi juicio debes hacer, por mucho que estés en inferioridad, es arriesgar e irte hacia arriba y si te meten el tercero pues mala suerte. En el momento que se marcó el tanto rojillo, apenas se vio un equipo convencido hacia arriba y poder lograr el empate, esto es y todo es posible por muy mal que lo hayas hecho anteriormente, cosas más extrañas se han dado.

Me parecen lamentables las artimañas del portero del Sevilla para intentar perder tiempo en los minutos finales, lanzándose al suelo como que estaba lesionado y en la jugada posterior sale fuera del área a despejar un balón de tijera.

En cuanto a Javi Gracia, me parece impresionante el trabajo que está realizando en el poco tiempo que lleva al mando, con un equipo muy ordenado y sabiendo a lo que se debe jugar: amarrar el equipo atrás y salir al ataque pero sin descuidar nunca la retaguardia, quizás se eche en falta un poco más de alegría hacia adelante, pero todo llegará. Lo que no me entra en la cabeza es como Oier, un jugador que ha demostrado qué es válido, no tenga sitio en este equipo y juegue por delante de él gente como Lolo. Si no lo quieres poner en el centro el otro día tenía buena ocasión para haber jugado en banda y a la vez no sacar de su posición al Gato Silva, un jugador muy importante pero en su puesto.

Esta semana nos visita el miércoles un rival directo, el Rayo Vallecano, al que si se le gana se le superará en la clasificación. Aún es pronto para pensar en posiciones, pero el verte cada vez más arriba seguro que ayuda en el juego y tranquilidad del equipo, por eso ahora y siempre desde La Regadera: ¡¡¡AUPA OSASUNA!!!

Imagen | EFE

Deja un comentario