Osasuna mereció más

Por Pedro Armendáriz

Empate a dos goles entre y el todopoderoso Real Madrid, en un gran partido de en el que los rojillos merecieron la victoria sin ninguna duda. Oriol Riera en dos ocasiones, Isco y Pepe marcaron los tantos de la tarde, en un encuentro no exento de polémica donde, aparte de reclamarse un penalti por parte visitante, ambas escuadras terminaron con un jugador menos.

Sin apenas novedades en el once inicial, Osasuna salió con la intención de tratar de tú a tú a su adversario, pero fue Cristiano quien en el minuto 10 desperdició una clara ocasión sólo ante Andrés Fernández, cosa que, seis minutos después, Oriol Riera no hizo y, de un bonito cabezazo, adelantó a su equipo. Y la cosa aún se puso mejor cuando, en el 39, otra vez el catalán de cabeza mandó a la red un rechace del guardameta blanco a remate de Damiá.

Con un estadio totalmente volcado con su equipo y tras haber reclamado los visitantes un penalti de Arribas sobre Modric, en el minuto 44, Sergio Ramos vio la segunda cartulina amarilla por una obstrucción con su brazo sobre Roberto Torres. Pero no todo fueron desgracias para ellos, ya que un minuto después Isco acortó distancias y metió a los suyos en el partido.

Tras la reanudación, el técnico italiano quiso tirar de manual de entrenador, metiendo a Xabi Alonso como central . Lo único que consiguió fue partir y descomponer a su equipo, dejando un agujero inmenso en el centro del campo. Fueron los mejores minutos de Osasuna en lo que va de temporada, con jugadas bien elaboradas de larga posesión llegando incluso a bailar a su adversario, pero no haciendo lo principal, matar el partido con la clarísima ocasión de Torres que desbarató Diego López. Cuando realmente se dio cuenta, dio entrada a Nacho pasando el tolosarra a su posición natural, pero ya era demasiado tarde, el daño a su propio equipo ya estaba hecho.

A quince minutos para el final, una dura e innecesaria entrada del Gato Silva resultó decisiva para el devenir del encuentro, ya que fue expulsado por doble amonestación y de esa falta llegó el definitivo empate al rematar Pepe a gol dicha infracción. A partir de ahí Javi Gracia quiso amarrar el punto obtenido hasta el momento dando entrada a Raoul Loe por un incansable Armenteros.

Antes del partido, el empate pudo haberse dado por bueno (YO NO), pero viendo como transcurrieron los hechos, sabe a poco no haber conseguido la victoria. Hay que destacar a todo el equipo de Osasuna en general, incluido su técnico, que supo poner contra las cuerdas a su rival, con buen juego y trato de balón. No me gustó que cuando expulsaron al Gato Silva ya se diera por bueno el empate retirando del campo a Oriol Riera, por muy cansado que esté siempre puede agarrar una e irse para adentro.

Como detalle del partido, resalto la poca actitud que, a mi juicio, tuvieron algunos jugadores visitantes, que vistos desde la grada hubo momentos del partido que estaban tan superados por su rival que apenas corrían, aunque luego fueran incompresiblemente halagados por su técnico.

La semana que viene toca visitar al Celta en lo que será el último partido del año, un rival de nuestra liga al que si se le gana se le podría superar en la clasificación y dejar un poco tocado de cara a las vacaciones, por eso ahora y siempre, ¡¡¡AUPA OSASUNA!!!

Imagen | EFE

Deja un comentario