Jugando con fuego

Por Pedro Armendáriz

Justo empate  a dos goles el conseguido por en la noche del viernes en su visita a Vallecas, donde el conjunto navarro fue superior en los primeros cuarenta y cinco minutos, para acabar contra las cuerdas en el segundo periodo. Un punto fuera de casa, pero viendo cómo aprietan sus perseguidores, se le podría pedir al equipo un poco más de ambición, sobre todo en determinadas fases del encuentro.

Con una alineación condicionada por las lesiones y sanciones, Mendilibar dio la sorpresa al introducir en el once inicial a David Timor, que llevaba cinco meses sin vestirse de corto. A los 7 minutos, un despiste en la zaga rojilla fue aprovechado por Delibasic para adelantar a los locales, en lo que parecía otra visita aciaga al barrio madrileño. Pero no fue así, ya que los rojillos un minuto después consiguieron empatar por medio de Raoul Loe, y cinco más tarde lograron ponerse por delante con un tanto de Arribas, otra vez rematando un córner. La remontada hizo justicia a lo visto hasta entonces en el terreno de juego, dando un golpe sobre la mesa para demostrar que nuestro sitio es la .

En el descanso, el técnico rayista, Paco Jémez, introdujo una variante muy atrevida, digna de alabar en el de hoy en día, poniendo una línea defensiva de tres hombres, con la ayuda de Javi Fuego que ejerció como cuarto defensa y a la vez inició todo el juego ofensivo de los madrileños, mientras que más tarde Mendilibar dio entrada a un desafortunado y gris Masoud por De las Cuevas.

Las tornas cambiaron y los locales comenzaron a controlar el encuentro. Así, en el minuto 57, Piti a pase de Domínguez pouso el definitivo dos a dos en el marcador. Osasuna estuvo entonces totalmente desbordado por su rival, por lo que el técnico vasco decidió renunciar a los tres puntos y amarrar el que tenía conseguido hasta el momento, dando entrada para ello a Puñal, en sustitución de Timor. Los vallecanos asediaron la meta de Andrés por medio de centros al área y jugadas muy rápidas todas ellas bien  elaboradas, pero fueron los rojillos los que dispusieron de la ocasión más clara por medio del iraní.

Como he dicho al comienzo, justo reparto de puntos en un partido con un tiempo para cada equipo y ante un rival pequeño pero con una gran ambición comandada por su entrenador, digna de respetar y admirar. Pocos equipos hoy en día, salvo los grandes, salen a jugar de inicio de manera tan valiente con tres delanteros y luego al ir perdiendo tienen la osadía de jugar 45 minutos con tres jugadores atrás, buscando en todo momento la victoria, con un fútbol de elaboración, desde aquí me rindo ante su valentía.

En el bando rojillo destaco que casi todos los domingos Mendilibar hace una de las suyas, o bien no sacando ni un minuto a un jugador que, aunque a mi juicio esté en un momento bajo, ha metido nueve goles en Osasuna, como Kike Sola, o introduciendo a otro que no jugaba desde hace cinco meses, y que cuando lo ha hecho no ha aportado gran cosa, como David Timor. Tenemos que pensar que el que mejor conoce a su propia plantilla es el entrenador, y que sendas decisiones seguro que tendrán una justificación.

Seguir sumando es muy bueno, pero se está haciendo con cuentagotas, los perseguidores cada vez van a más y el colchón de puntos tiende a desinflarse. Por eso ahora sí que sí, quedan cinco finales y hay que ir a por todas, tratando a todos  los rivales de tú a tú, sin importar a quién tienes delante. La primera final se llama Valencia, y por qué no confiar en la victoria rojilla, así que ahora más que nunca ¡¡¡AUPA OSASUNA!!!

LA OTRA LIGA

En los partidos restantes, destacó la victoria del Real Madrid en el Vicente Calderón por 1-2, que permite afianzarse a los blancos en la segunda posición. Parece que aunque estén tres días seguidos jugando, el Atlético es incapaz de derrotar a sus paisanos.

El Athletic consiguió rescatar un punto a última hora al empatar a dos frente al Barcelona, privando a los azulgrana de poder cantar el alirón esta jornada, mientras que sus vecinos de la Real Sociedad se afianzan en la cuarta plaza tras golear al Valencia por 4-2.

En la lucha por el descenso, Celta y Granada consiguieron ganar por la mínima en sus visitas a los campos del Levante y Espanyol respectivamente. El Mallorca cayó frente al Zaragoza por 3-2, mientras que el Valladolid certifica prácticamente la permanencia al empatar a uno con el Sevilla,

El Getafe cayó en su visita a Málaga por 2-1, alejándose un poco más de los puestos europeos, mientras que el Betis tendrá su oportunidad en la noche del lunes frente a un Deportivo que se juega la salvación.

Imagen | EFE

Deja un comentario