El té no es más saludable que el café

Comencé a tomar té con el fin de depurarme por dentro. Tenía la idea preconcebida de que esta bebida era beneficiosa para la salud y relegué al al cajón del “muy de vez en cuando”. Establecí que las 12 del mediodía sería mi tea break y las 5 de la tarde, mi tea time.

la hora del té

Al poco tiempo de emprender mi experiencia tetera, Aitor fue diagnosticado en una revisión médica de hipertensión arterial. Sus cinco cafés diarios eran una posible causa y decidió probar también con el té. Nos unimos, sin darnos cuenta, a una especie de cruzada social arbitraria contra el café.

Si prestas atención sobre este asunto, observarás que existe el mito, extendido y erróneo, de que el té es más saludable. Pero tengo una buena noticia para los cafeteros: la y la son sustancias análogas, la misma molécula, y ambas, consumidas en pequeñas cantidades, son unas aliadas perfectas para tener mejor salud. No quiero decir con ello que las dos infusiones más bebidas del mundo sean exactamente lo mismo, dado que, al margen de su alcaloide común, el resto de su composición es diferente.

Existe sobre este tema una explicación química muy interesante en la Wikipedia que recomiendo consultar.

POR QUÉ SÍ Y POR QUÉ NO TOMAR CAFEÍNA

El té y el café contienen unas serie de nutrientes y antioxidantes necesarios para un buen funcionamiento orgánico. Las catequinas del té, por ejemplo, incrementan la inmunidad frente a algunas enfermedades y minimizan el riesgo de padecer diabetes, así como el deterioro mental, los ataques al corazón y algunas tipologías de cáncer. Por su parte, los polifenoles del café retrasan el envejecimiento de las células y, según algunos estudios, existen indicios de sus beneficios frente a la diabetes de tipo 2 y la enfermedad del Parkinson. La prevención del cáncer y de enfermedades cardiovasculares también se encuentran entre sus logros.
Al respecto, investigadores franceses comprobaron en mujeres mayores de 65 años que la ingesta de 3-4 tazas de café o té al día conseguía frenar su deterioro cognitivo, por lo que conservaban mejor su capacidad de memoria y sus habilidades verbales y visuales.

té rojo

Pero no es oro todo lo que reluce y el problema está en el abuso, como sucede con el resto de sustancias estimulantes. El consumo de cafeína/teína en grandes cantidades conlleva, al mismo tiempo, riesgos para el corazón. De hecho, profesionales de la medicina y la nutrición la consideran contraindicada para personas con trastornos cardíacos, arritmias o embarazos debido a la alta posibilidad de sufrir un aumento del ritmo cardíaco bajo sus efectos.

Entonces, ¿cuál es la cantidad diaria recomendada? Es complicado determinarla dado que cada persona tiene un grado de tolerancia a la cafeína distinto y una asimilación particular de este alcaloide en el aparato digestivo. Cada uno conoce su cuerpo y termina entendiendo cuál es su dosis perfecta, igual que sabemos el número de copas o cañas que debemos tomar cuando salimos una noche para evitar los efectos adversos. Ejem, ejem.

En cualquier caso, está bien saber que tomar té nos asegura tomar menos cafeína y mantener los nervios más templados aunque, de hecho, una hoja de esta infusión contenga más cafeína por gramo que el propio café. Esto es así porque se necesita menor cantidad para hacer una taza, la dosis está mucho más diluida. De manera que una taza de café contiene entre 60 y 120 mg. de cafeína, mientras que una de té verde tiene entre 10 y 15 mg. Es decir, unas ocho veces menos excitante que la de café.

Con todo esto, he modificado mi rutina con las infusiones y he reincorporado el café a mi dieta para disfrutar también de sus propiedades saludables. De este modo, tomo una taza de café y otra de té al día, o dos. Y definitivamente, me va muy bien así.

Imágenes | Charcodelocos

5 Comentarios

  1. Anónimo

    Muy chula la nueva imagen de charco de locos. Muak

  2. Anónimo

    Cuánta ignorancia, en verdad.

  3. Anónimo

    Cuánta ignorancia, en verdad. Tantos tipos diferentes de té, y la cafeína siendo adictiva para tantas personas.. aparte muchas personas usan azucar, crema, etc en su café.. eso lo vuelve menos sano. No hay comparación entre uno y otro, mucha ignorancia, repito.

    • ¡Hola, anónimo!

      Seguramente seré una ignorante, porque no puedo saberlo absolutamente todo y no soy una experta en té y café. Sólo cuento lo que he investigado. De todas formas, si quieres iluminarme sobre el tema para que sea menos ignorante, genial.

      P.D. Al té también hay mucha gente que le echa azúcar…

Deja un comentario