¡DE PRIMERA!

null

Por Pedro Armendáriz

Qué gusto da empezar la crónica de esta semana contando que está ya matemáticamente salvado, sí, salvado, sabiendo que el año que viene volverá a competir en la liga de las estrellas, en la de Messi, Cristiano o el recién fichado Neymar. Dicha hazaña se logró en la tarde del domingo tras la agónica victoria frente al Sevilla por 2-1, liderada por el incombustible Patxi Puñal, con remontada incluida.

Los rojillos, espoleados por su gran e incondicional afición, salieron en tromba desde el minuto uno, buscando la portería rival. En el minuto 28 tuvo lugar la ocasión más clara del encuentro, en la que entre el palo, el portero rival y la posición antirreglamentaria de Sola evitaron el primer gol del encuentro, ante un pobre Sevilla que en el minuto 43 a punto estuvo también de marcar.

A los cinco minutos de la reanudación, Álvaro Negredo enmudeció al viejo Sadar al adelantar a su equipo tras un pase del internacional Jesús Navas. Este tanto dejó muy tocados a los locales, hasta que trece minutos después Puñal mediante un gran disparo coló el esférico en la escuadra del guardameta portugués, y encendió de nuevo la mecha de la remontada. Sólo faltaba un gol para conseguir el objetivo, y fue de nuevo el coraje del capitán el que forzó una falta para que Cejudo pusiera el definitivo dos a uno. El Sevilla trató de responder con rápidos contraataques de sus peligrosos atacantes, pero una vez más ahí estaba Andrés para salvar a su equipo.

Tras el pitido final, el júbilo estalló en la parroquia rojilla, que vio cómo su equipo se mantiene una vez más en la máxima categoría, igualando la mejor racha de su historia con catorce temporadas consecutivas en la élite. El sufrimiento generado por fin ha tenido su recompensa, consiguiendo un objetivo que parecía que nunca llegaba.

Una vez lograda la meta, ahora toca planificar el año que viene, empezando sobre todo por el cuerpo técnico. A mi juicio el trabajo realizado por Mendilibar ha sido ejemplar, consiguiendo curso tras curso el objetivo para el que se le trajo, teniendo en su plantel jugadores muy justos para , pero eso no quita para que sea partidario de un cambio, los ciclos tienen su fin y para mí ya ha llegado.

El técnico vasco ha sabido de sobra amoldarse perfectamente a la filosofía de Osasuna, pero, desde hace ya tiempo, ha dado muestras de estar completamente superado, como si no supiese dotar al equipo de lo que requiere en cada momento. Por eso, desde La Regadera no se ve con malos ojos un cambio y empezar otra vez de cero. Eso sí, si la continuidad se produce, aunque no la comparta, seré el primero en respetar dicha decisión y apoyaré al técnico que esté, pase lo que pase.

Las notas positivas de este campeonato son sobre todo la actuación de Andrés Fernández, consolidándose como uno de los mejores porteros de la categoría, y el elixir en estas últimas jornadas del capitán Patxi Puñal, manteniendo vivo al equipo con su lucha, coraje y osasunismo. Otro factor determinante y, sin lugar a dudas, lo mejor del año, ha sido la respuesta y fidelidad de la afición, muy por encima de técnicos o jugadores.

Sin quitar ningún merito al equipo, de cara al curso siguiente, hay que tener en cuenta que se ha conseguido el objetivo, pero con unos números muy inferiores a los que realmente se esperaba. Años atrás esto no habría servido para mantener la categoría.

La semana que viene toca visitar al Bernabéu, un partido en el que los menos habituales pueden tener su oportunidad en un escaparate propicio para ellos. No sería conveniente relajarse mucho, y acabar con la cabeza bien alta, por eso ahora y más que nunca ¡¡¡AUPA OSASUNA!!!

Imagen | EFE

Deja un comentario