Bálsamo rojillo

Por Pedro Armendáriz     

Encuentro disputado en el Reyno de Navarra, correspondiente a la sexta jornada de liga, en el que consiguió su primera victoria de la temporada tras derrotar al por 4-0. Victoria justa pero resultado engañoso ante un equipo que, conociendo sus limitaciones, sabe de sobra a lo que juega.
 
En los primeros compases del partido, el equipo de Mandilíbar quiso llevar las riendas  ante un conjunto muy bien plantado en el campo, con prácticamente la totalidad de sus jugadores por detrás del balón, lo que ocasionó una nula capacidad de sorpresa por parte del equipo navarro. Esto provocó que se escuchasen algunos silbidos en el antiguo Sadar.
 
Un disparo de Timor, que previamente había perdido dos claros balones, y un mal control de Nino en el área granota fueron las escasa llegadas de Osasuna. Por el contrario, los visitantes apenas inquietaron a Andrés.
 
La segunda parte comenzó con más de lo mismo: continuas imprecisiones que desesperaron a la parroquia local. Fue en el minuto 10, cuando Emiliano Armenteros , el más destacado, se inventó un pase que Cejudo mandó a la cepa del poste, el rechace cayó al argentino y, tras dos intentos, batió a Munúa, era el 1-0.
 
A partir de ahí, el entrenador valenciano movió ficha pero apenas se notó en el transcurso del partido. Los rojillos mandaron en el marcador y en el terreno de juego, gracias a la garra y coraje de la que minutos antes carecía.
 
Una galopada de Llorente, con posterior remate, dio lugar a un rechace del guardameta, que recogió el recién incorporado Lamah y a puerta vacía hizo el segundo.
 
El entrenador vasco dio entrada a Kike Sola, que en apenas 5 minutos fabricó dos goles. Primero fue objeto de penalti tras una jugada individual, que transformó Timor y otra intentona suya dio lugar al gol de Nino que cerró la goleada.
 
El equipo rojillo suma su primera victoria de la temporada, primera parte para olvidar, y segunda para tomar como ejemplo en cuanto a lucha y actitud. Los que amamos el quisiéramos un Osasuna tipo Barcelona, pero sabemos de la realidad existente. Ante la falta de “jugones” nunca se deben abandonar los emblemas rojillos que hacen  grande a esta camiseta. Destaco la calidad de Armenteros, la colocación y manejo de Annan, y el pundonor y valentía del capitán del partido, el estellés Oier Sanjurjo.
 
Por parte del Levante, hay que quitarse el sombrero ante este gran equipo. De la mano de Juan Ignacio Martínez, conocido como JIM, y con hombres veteranos como Juanfran o Ballesteros que hacen de esta casa una gran familia, han sido capaces de jugar en Europa, bravo por ellos y mucha suerte.
 
Como nota negativa, David Timor tras marcar desde los once metros, hizo un feo gesto a la grada llevándose la mano a la oreja, intentando desafiar al público por los pitos recibidos en la primera mitad. Error muy grave del valenciano, que tras acabar el partido se mostró arrepentido. Ese perdón ya no tiene que darse en los micrófonos, sino que él debe demostrarlo en el campo, dándolo todo por esta camiseta, con juego y bravura. Así la reconciliación llegara seguro.
La semana que viene bonito partido en San Mamés dónde Osasuna tratará de seguir por la senda del triunfo. ¡¡¡AUPA OSASUNA!!!
 
LA OTRA LIGA
 
El sábado se disputaron cuatro partidos de liga, el Málaga abrió la jornada con una goleada al Betis por 4-0. El equipo local se benefició de la temprana expulsión del guardameta visitante Casto y sigue en los puestos cabeceros.
 
El Valencia venció a un débil Zaragoza por 2-0. En el derbi vasco, la Real Sociedad pasó por encima al Athletic con idéntico resultado.
 
En el partido estrella, el Barcelona ganó con muchos apuros a un excelente Sevilla que se puso dos a cero en el marcador. El equipo culé, desplegando un gran fútbol y en una gran última media hora de juego, le dio la vuelta al marcador, quedando 2-3 el resultado definitivo. Esta remontada no estuvo exenta de polémica. Mateu Lahoz mostró la tarjeta roja al conflictivo Medel por un supuesto cabezazo a Fábregas en una rigurosa acción. Más tarde en el tercer gol no vio una mano de Thiago previa a la jugada decisiva. Estos errores empañan el excelente partido que protagonizaron ambas escuadras.
 
En la matinal del domingo el Granada consiguió su primera victoria al derrotar al Celta por 2-1, con dos tempraneros goles. El Valladolid se dio un festín ante el Rayo vallecano por 6-1. Los madrileños se adelantaron en el marcador, pero los pucelanos de la mano de Manucho y Bueno, jugadores descartados en verano, consiguieron una gran goleada.
 
El Real Madrid goleó al Depor en un partido calcado a los de la temporada pasada. El rival se adelanta y los blancos le dan la vuelta al marcador con una gran pegada, sin un juego vistoso. La semana que viene el gran clásico con una diferencia de 8 puntos, nunca una visita tan temprana al campo del máximo rival fue tan decisiva.
 
El Atlético de Madrid ganó por la mínima en Cornellá, ante un Espanyol que se hunde en el farolillo rojo de la clasificación. El tanto de la victoria fue obra de un gran Raúl García que poco a poco va haciéndose hueco en el once del Cholo Simeone.
 
Para cerrar la jornada, el Getafe venció en su feudo con idéntico resultado, 1-0, al Mallorca de Caparrós, lo que le permite respirar un poco en la tabla. Los madrileños se vieron beneficiados por la expulsión del canterano mallorquín Ximo Navarro en el minuto 10 de partido.
 
Imagen | Clara Sanz
 

Deja un comentario