Feng Shui: El arte de armonizar tu vida

Últimamente me ha dado por buscar la armonía interior y exterior. Leo libros de meditación, lo intento con el yoga, curioseo sobre zen relax e investigo acerca del .

Mi aventura espiritual comenzó en el momento en que me harté de tantos mensajes negativos fluyendo a mi alrededor: crisis, muertes, guerras, paro, corrupción, hambre, desahucios… Antes de coger las maletas y decir adiós a todo, pensé que huir es de cobardes y me propuse armonizar mi vida para ser feliz dentro del caos externo.

Me decanté por profundizar en el Feng Shui porque vi que era lo más práctico y con resultados más a corto plazo.

Foto de Ashley Batz

Foto de Ashley Batz

Ante todo, debes saber que no es necesario convertirse a ninguna religión para llevarlo a cabo, ni seguir una filosofía concreta. Yo lo entiendo como un modo de emprender un cambio positivo, nada más. Tampoco soy una experta, sólo me propongo contar lo que he aprendido por si a alguien le sirve para cargarse de energía positiva, que nunca viene mal.

Aunque no es de vital importancia, nunca está de más saber que se pronuncia ‘Feng Suai’. Su traducción literal es viento y agua y podría definirse como el arte de la fluidez. Dicho de otra manera, se trata de que la energía vital -llamada Chi- fluya por nuestro entorno (llámese casa, trabajo, habitación…) para fomentar la vida, la salud y la armonía general.

Todo esto es tan fácil cómo que cada uno de nosotros se siente más a gusto en un determinado lugar de la casa y esa sensación placentera, que modifica nuestro estado de ánimo, puede potenciarse con unos principios que afectan a la decoración, la distribución y la orientación del lugar.

Por ejemplo, aunque suene raro, yo estudio mejor en la cocina en vez de en mi habitación. Esto se debe a que hay un ventanal muy grande por el que entra mucha luz natural que ayuda a leer mejor y a mantener una actitud activa de estudio. Además, los colores son suaves y favorecen la concentración.

Si tú eres capaz de apreciar instintivamente esto mismo, que algunos lugares son favorables para el desarrollo positivo de las cosas y otros no, estás captando ciertos principios sobre el arte del Feng Shui.

En definitiva, la influencia positiva del entorno sobre nuestra vida y nuestro bienestar personal es lo que trata de estimular este arte milenario procedente de China.

Otros lo consideran una pseudociencia o lo incluyen en el mundo esotérico. En realidad, no es un método mágico ni milagroso ni nada que suene a panacea. Es obvio que el destino de cada uno no está escrito exclusivamente en el entorno. Existen hechos más profundos en la vida de todos nosotros que van moldeando nuestro estado de ánimo y nuestra punto de vista. Algunos confunden sus principios con rituales o supersticiones de la cultura china o lo equiparan a la decoración oriental. Error. Una casa plagada de dragones, borlas rojas, figuritas de buda, monedas chinas… no significa tener un buen Feng Shui, aunque pueda tenerlo.

El Feng Shui actúa sólo facilitando ciertos movimientos que ayuden a mejorar nuestro estado interior a través del exterior, deshaciéndonos de la energía enferma.

Antes, he hablado del Chi o energía vital. Ésta es la “culpable” de todo. Cuando el Chi está bloqueado se vicia y estanca, puede que entonces nos sintamos cansados, deprimidos, incapaces de avanzar en nuestras vidas… Cuando el Chi corre con demasiada fuerza, se transforma en un huracán o inundación y provoca inestabilidad, posibles crisis económicas, laborales o amorosas…

Como el tema es muy extenso y existen diferentes teorías, en el próximo post sobre Feng Shui te descubriré algunos trucos para solucionar esto y encauzar la energía positiva en tu hogar. Recuerda que sólo son sugerencias y que sólo surtirá efecto si tú quieres cambiar de actitud.


Te puede interesar:

 

 

4 Comentarios

  1. Me gusta Saio! Creo que el feng shui (feng suai;) me vendría bien también para equilibrar mi paz interior con la mierda que nos rodea. A veces es jodido conciliar. A la espera de tu próximo post. (Qué bien escribes, diseñadora) Un besazo gordo

  2. Me gusta que te guste, directora 😉 y me encanta verte por aquí. Espero estar a la altura de tus expectativas, al menos lo intentaré.

  3. Pingback: Feng Shui: Tres consejos que no debes olvidar | Charcodelocos

  4. Pingback: Feng Shui: ¿de qué color pinto mi casa? | Charcodelocos

Deja un comentario