España

Solo. Sentado sobre la funda de una cuyas cuerdas mima con las manos desnudas. Solo. Su voz rasga el vaho de cada respiración que pasa a su lado, mientras él clava la mirada en el suelo y canta. Solo, canta. Ha montado su cuartel general en una céntrica calle pamplonesa, donde la vida sigue y él se estanca. Escucha el tintineo de una moneda que choca contra otra y agradece la compasión con una mirada. Sus ojos duelen y su juventud desgarra. Él tiene nombre y una vida que desconozco. Es la nueva realidad de . Jóvenes, parados, desahuciados, endeudados, indignados, mujeres, hombres, niños, españoles, inmigrantes. Sin ayuda, sin . Solos ante su nueva vida en la calle. Fuerza.
Imagen | Charcodelocos

Deja un comentario